El CRE de Sevilla organizó unas jornadas de familias de alumnos con sordoceguera

  • Boletín: BOLETÍN 137 diciembre 2019

    En esta ocasión se tenía la certeza de que, a pesar de la complejidad de su organización, se podría llevar a cabo con éxito gracias, no sólo a la ilusión que nuevamente le volvieron a poner todos los participantes, sino también a la experiencia que proporcionó la satisfactoria jornada del pasado año.

    Se quiso dedicar el día a pensar y repensar el ocio que desarrollamos en la vida familiar y las posibles repercusiones que pueden surgir a nivel personal y social cuando tenemos un hijo con grave diversidad funcional.

    Comenzaba la mañana con una mesa redonda en la que participaron diversas entidades sociales, unas específicas para la población con sordoceguera y otras dedicadas a desarrollar el ocio inclusivo con toda la población en general. La Asociación APASCIDE y su Centro de Día y Residencia Santa Ángela de la Cruz, la FOAPS, Fundación ONCE para la Atención a Personas con Sordoceguera, la Fundación “Carlos Espigares” y la Asociación “Carros de Fuego”, fueron las invitadas para dialogar con las familias participantes acerca de los recursos que ofrecen y la forma de acceder a los mismos.

    Mesa redonda que se celebró durante el acto

    Mientras, los niños y niñas acompañados por los Maestros, Educadores y Mediadores se preparaban para disfrutar con la actividad que la Fundación “Carlos Espigares” había diseñado para ellos con los ponys trasladados hasta el CRE. Los hermanos en ese tiempo también tuvieron su espacio de intercambio con otros hermanos y hermanas participantes.

    Taller de anticipación: cepillado del pony

     

    Taller de anticipación: reconocimiento del pony

     

    Taller de anticipación: alimentos del pony

     

    Taller de anticipación: ritmo del pony

     

    Taller de anticipación: enganche del pony

     

    Tras el desayuno para todos, los niños y niñas con sordoceguera y sus hermanos entraron de lleno en la actividad con los pequeños caballos, tomando contacto con el animal a través del tacto, participando en su higiene, alimentación… etc.

    Los padres y madres, como viene siendo habitual, se reunieron en pequeños grupos para expresar sus opiniones, compartir y aprender de los otros, dialogando sobre la cuestión del ocio, necesidad vital para el desarrollo y la vida plena de todos los seres humanos. 

    Terminada la mañana pasamos a satisfacer otra necesidad vital, degustando un rico menú en el comedor del CRE.

    Alumnos asistentes a las jornadas alimentando a los ponys

    Y ya por la tarde, los padres y madres nuevamente se reunieron en el Salón de Actos donde cada portavoz aportó las reflexiones y conclusiones alcanzadas por su grupo. Todos estuvieron de acuerdo en que las limitaciones están dentro de uno mismo, una vez superados los miedos y las preocupaciones en las que nos enreda la discapacidad, descubrimos que podemos recuperar fuerzas y avanzar en el camino de la normalización de nuestra vida diaria.

    Para terminar el día, dos voluntarios de la asociación “Carros de Fuego”, con sendos carros especiales, corrieron por el patio con nuestros pequeños y sus hermanos, demostrando lo divertido que puede llegar a ser una actividad deportiva compartida.

    Cansados y agotados con las carreras, pusimos fin a la jornada con un simpático reparto de medallas a nuestros CAMPEONES!!!. 

    Paseo con enganche

    | Equipo de Especialistas y Educadores del CRE de Sevilla

    Jornada deportiva

    El CRE de la ONCE en Sevilla acogió el pasado fin de semana, 22, 23 y 24 de noviembre, el V Campeonato Escolar Federado en el que han participado alumnos federados, ciegos y deficientes visuales de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla. Los alumnos estaban repartidos entre las siguientes disciplinas deportivas: siete en Fútbol Sala, dos en Judo, ocho en goalball infantil y nueve en goalball juvenil, de edades comprendidas entre los once y los diecisiete años.

    Para este evento escolar federado hemos querido seguir manteniendo el objetivo de dar a conocer y practicar, tanto el ajedrez como el showdown, entre todos los participantes al encuentro deportivo. A su vez, nuestros deportistas federados han tenido la posibilidad de iniciarse en el mundo de la competición deportiva, siendo éste un elemento motivador para continuar practicando las modalidades deportivas en su entorno.

    Algunos de los alumnos participantes en el torneo de ajedrez

    El viernes se inició con una merienda, reunión de monitores y la división de todos los deportistas en dos grupos, para llevar a cabo una sesión de “iniciación al patinaje”. Para ello pudieron contar con la colaboración del Club Patinaje Mercury. La actividad fiue muy bien valorada por todos los alumnos, los cuales pudieron disfrutar de una experiencia increíble e inolvidable.

    Junto a estas actividades, se llevó a la práctica otra sesión sobre 'deportes alternativos', incluida en el programa curricular del área de Educación Física, en la que los alumnos pudieron disfrutar de diversos juegos colectivos encauzados hacia la cooperación entre ellos, realzando las destrezas y habilidades de nuestros alumnos.

    Tras la finalización de las actividades, llegaba el turno para una buena ducha y una más que merecida cena, para volver a recargar pilas de cara a las nuevas jornadas que se les venían al día siguiente a las 09:30 horas, tras un previo desayuno. El pabellón cubierto fue el lugar elegido para desarrollar las sesiones de entrenamiento de las modalidades de goalball infantil y juvenil, a la vez que el resto de deportista practicaban ajedrez y showdown. A las 12:00 horas, llegaba el turno para los entrenamientos de los judocas en la primera planta de la residencia junto con las sesiones de fútbol en el pabellón cubierto y campo de césped. Se vivió así toda una mañana de compañerismo y expectación.

    Una vez finalizó el horario del almuerzo, donde los deportista repusieron las fuerzas necesarias para seguir con el transcurso del itinerario deportivo, los monitores de ajedrez se encargaron de hacer una selección de ocho jugadores para iniciar un campeonato de ajedrez, con partidas por eliminatorias, procediéndose más tarde a la entrega de premios para los finalistas y vencedores. A las 16:30 horas, se dio el pistoletazo de salida a las competiciones de goalball y fútbol, que prometían una tarde llena de expectación y emociones. En las modalidades de goalball infantil y juvenil, fueron los propios jugadores los encargados de formar los diferentes equipos que más tarde serían reestructurados por los monitores para que los distintos conjuntos fuesen lo más equitativos posible. Al igual que el campeonato de ajedrez, al finalizar se procedió al reparto de medallas para los equipos finalistas.

    Foto de familia tras el partido frente al Sevilla Fútbol Club alevín

    El equipo de fútbol, tuvo incluso la posibilidad de disfrutar de las instalaciones deportivas del Sevilla Fútbol Club, donde se enfrentaron a su mejor equipo alevín, un momento para el recuerdo donde los nervios no cesaron ni un segundo. Aunque el primer tiempo cayó del lado del conjunto nervionense, el segundo tiempo fue para nosotros donde conseguimos empatar el partido 4-4. Finalmente, nadie fue capaz de deshacer el empate del marcador y se llegó así a la lotería de la tanda de penaltis. Ambos equipos consiguieron materializar los cinco primeros penaltis, pero tras esto, uno de los jugadores sevillistas mandó el balón al larguero y en el siguiente, cuando toda la presión caía sobre nuestro jugador, si marcaba ganábamos, se fue acercando a la pelota, armó la pierna, disparó y ¡GOL!, conseguimos hacernos con la victoria. 

    Pero más allá de victorias y derrotas, hay que quedarse con la mezcla de alegría, aplausos, esfuerzo, entrega, superación, solidaridad y ejemplo que dieron todos los allí presentes. Es imprescindible destacar la disponibilidad de uno los mejores y más laureados entrenadores de la cantera sevillista, Ernesto Chao, por prestarse a participar en estas emocionantes jornadas deportivas. Ya de vuelta, todos los deportistas pudieron disfrutar en familia de una magnífica cena e intercambiar así multitud de opiniones acerca del fantástico día vivido.