El CRE de Sevilla acaba el curso escolar con una intensa agenda de actividades pedagógicas

  • Boletín: BOLETÍN 166 JULIO 2022

    Temática: Educación Foto del grupo de participantes en las Jornadas de Familia celebradas en el CRE en junioFoto del grupo de participantes en las Jornadas de Familia celebradas en el CRE en junio

    Jornadas de Familia

    El pasado sábado 4 de junio tuvieron lugar en el CRE de Sevilla las segundas Jornadas de Familias que el CRE convoca este curso. Un total de 12 familias formadas por 43 participantes entre padres, hijos/as con discapacidad visual y sus hermanos/as, junto con trabajadoras sociales, educadores/as y psicólogos del Ámbito de Influencia hicieron una parada en la marcha habitual diaria para analizar un tema crucial en la educación de nuestros hijos/as. En esta ocasión la temática se centró en la promoción de la competencia social. ¿Por qué es tan importante para asegurar una buena calidad de vida? ¿Por qué estas competencias tienen aún más valor para las personas con discapacidad visual? ¿Qué pueden hacer los padres para promover buenas competencias sociales en sus hijos/as? ¿Las familias pueden constituirse como un recurso para otros padres e hijos/as con dificultades en este área?

    Actividad del taller de Psicomotricidad

    La Jornada comenzó con un saludo por parte de la directora del CRE, Eva Mª Pérez, y por el Vicepresidente 1º del Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, José Antonio Ornedo. A continuación, para centrar el tema de las jornadas, alumnos y profesionales subieron al escenario del salón de actos para, a través de un microteatro, plantear la influencia de los estilos de crianza de los padres en el desarrollo de la competencia social de sus hijos/as.

    Tras un desayuno social en el que las familias tuvieron que presentarse e intercambiar alimentos para realizar un desayuno completo, se dio paso a distintos talleres en los que los padres y madres por un lado, y los hijos/as con discapacidad y sus hermanos/as por otro, pudieron debatir en torno a dos cuestiones básicas: ¿cómo abordamos y cómo nos gustaría abordar las relaciones sociales? ¿qué le pediríamos y qué podríamos ofrecer a otros padres o chicos/as con discapacidad que pudiera serles de apoyo en este área? Para ello se utilizaron diversos recursos adecuados a cada grupo: escenificación de situaciones sociales, debates, elaboración de dibujos y murales o planteamiento de decálogos  para no olvidar.

    También los más pequeños tuvieron un espacio en el que llevaron a cabo actividades adaptadas a su edad: un taller de psicomotricidad con actividades motrices básicas, y un taller de expresión artística en el que pusieron de manifiesto sus habilidades artísticas a través de la elaboración de un mural sobre el verano.

    Los participantes en el patio del CRE llevando a cabo el Flashmob

    Las Jornadas se cerraron con una actividad lúdica en familia de Flashmob en la que entre todos diseñamos y combinamos distintas coreografías con un baile grupal compartido.

    Esperamos desde el CRE que las Jornadas hayan servido para dar un nuevo impulso a las familias en este área tan vital de cara a favorecer la inclusión de nuestro alumnado en la sociedad.

    CONCLUSIONES

    Los padres y madres, así como los chicos y chicas, se organizaron en grupos de trabajo en los que se abordaron dos cuestiones:

    MANEJANDO LAS RELACIONES CON ESTILO (diferentes formas con las que podemos relacionarnos, sus efectos y cómo queremos afrontar los problemas que aparecen en las relaciones. Algunas ideas aportadas: estilos agresivo, pasivo y asertivo. La competencia consiste en manejar los estilos en función de las situaciones).

    MONTANDO UNA RED DE APOYO (Preparación de un procedimiento de apoyo entre familiares e hijos/as en situación de dificultades relacionadas con la socialización o para su promoción. La actividad se centró en la realización de un cartel tipo:  Padres: Qué le pedirías / aportarías a otras familias en relación a las relaciones sociales. Hijos/as: Qué le pedirías / aportarías a otros chicos/as en relación a las relaciones sociales).

    Cartel sobre el verano, realizado por los alumnos más pequeños

    Chicos y chicas de Educación Primaria: Hacer las cosas en equipo es más divertido que hacerlas solo. Decir halagos a los demás ayuda a hacer amigos. Trata bien a los demás y ellos te tratarán bien. Podemos hacer amigos en el colegio y también en otros sitios y actividades. Si nunca lo intentas, nunca lo conseguirás. Resolver los problemas hablando es mejor que quedarte callado. Queremos que nuestra familia sean nuestros pensamientos positivos para ayudarnos a hacer amigos.

    Chicos y chicas de Educación Secundaria: El grupo de alumnos/as con discapacidad visual trabajó en los talleres tres grandes cuestiones: Cómo nos relacionamos. Cómo nos gustaría relacionarnos. Cómo podemos formar una red de apoyo a otros chicos y chicas cuando se les presenten dificultades en sus relaciones.

    Todos/as han vivido situaciones sociales complicadas relacionadas con su situación visual. El recreo, la clase o las relaciones en el barrio han generado en algunos momentos de sus vidas dificultades a las que han tenido que responder. Mediante escenificaciones facilitamos el distanciamiento y el análisis de otras respuestas alternativas más acordes con nuestra manera de pensar. De esta forma distinguimos tres estilos: Estilo limón: agrio y desagradable. Generador de problemas y no de soluciones. Estilo jamón de york: pasivo. Evita problemas a corto plazo pero no resuelve a medio plazo. Estilo jamón serrano: afronta con educación y asertividad. Puede generar malestar a corto plazo pero resuelve más dificultades y nos hace sentir mejor con nosotros/as.

    Desde este último estilo, que es el que queremos potenciar, se destacaron algunas recomendaciones para otros chicos/as: SÉ ACTIVO ANTE LAS DIFICULTADES: BUSCA SOLUCIONES. SÉ ESTRATÉGICO: PLANIFICA LA RESPUESTA. SÉ CUIDADOSO: BUSCA APOYO EN LA FAMILIA Y TUS AMIGOS. SÉ PACIENTE: EL CAMBIO NO SE CONSIGUE EN UN DÍA.

    Por último, el grupo se ofrece a ayudarse ante dificultades y a ayudar a otros chicos y chicas que pasen por momentos complicados.

    Padres y Madres:

    ¿Qué pediría a otras familias? No prejuicios. Evitar sobreprotección. Escucha real. Empatía. Inclusión, que nos tengan en cuenta. Información (futuro, médicos,…). Afrontar el miedo. Experiencias (cole, viajes,…). 

    Cómo gestionar las emociones propias y las de nuestros hijos. Organización en el día a día. Experiencia e información a padres con hijos afiliados. Más actividades conjuntas con otros padres (organizadas por la ONCE). Solicitar “ayuda logística” (cumples, “quedadas”,…). Colaboración de otros padres para que “echen un ojo” a nuestros hijos/as, mientras asisten a alguna actividad. Aprovechar redes de apoyo existentes (AMPA,…). Que otros padres sepan transmitir a sus hijos la situación de los nuestros.

    ¿Qué aportaría a otras familias? Experiencia y conocimiento. Nuestra experiencia con los años vividos. Diversidad. Aceptación. Capacidad de superación. Empatía. Visibilización de la discapacidad visual. Normalización. Enriquecimiento respecto a nuestro entorno. Ofrecer transporte para ir al cine u otros eventos. Juguetes / juegos para compartir. Cartas (naipes, póker, “el Uno”…) y jugar con los / las niños/as (al menos inicialmente). Invitar a amigos a casa. Dar información a otros, compartir, difundir eventos en tu entorno, por si son interesantes para más personas (lista de distribución, tablón de anuncios, …). Ofrecer información clara, de la forma más natural acerca del problema visual de nuestros hijos/as, de su incidencia en el día a día. Dar ejemplo, ser ejemplo.

    Enlace para ver el video de familias:  https://youtu.be/Bk6eDh3XaAk

    Competencia Social para Primaria

    Los días 10 y 11 de junio se celebró en el CRE de la ONCE en Sevilla la segunda parte del Servicio de Escolarización Combinada Compartida, el SECC de Competencia Social dirigido al alumnado de Educación Primaria. En esta ocasión, los chicos llegaban con muchas ganas de volver a estar juntos. Las amistades que se establecieron en la primera parte se han mantenido entre ellos a lo largo del curso, con continuos contactos. Participaron 7 chicos, 5 niñas y 2 dos niños. En la sesión del sábado por la tarde, se incorporaron sus familias.

    Arrancamos el viernes por la tarde trabajando en grupo, repasando los retos que se habían llevado en la anterior jornada del SECC y preparando el encuentro del siguiente día con un grupo de Scouts. El grupo afrontó sus dudas y analizamos las “ideas intrusivas”, las ideas que te niegan cualquier posibilidad de que salgan bien las cosas, preguntándonos cómo podíamos recibir a este grupo y cómo tratar con ellos.

    Alumnado participante en el SECC de Competencia Social

    A continuación, tuvieron que buscar de forma competente el lugar donde íbamos a cenar, preguntando en la calle hasta llegar al sitio. Una cena que se alargó con una animada charla y que no dejó tiempo para otra cosa que llegar al Centro para descansar.

    El sábado lo iniciamos con un ejercicio de autonomía personal, el arreglo de la habitación y el orden de su ropa. A continuación, el desarrollo del desayuno competente necesitaba de la colaboración de los demás para la localización de todos los ingredientes.

    Una nueva reunión para volver a repasar la forma en que íbamos a recibir a nuestros invitados dejó claro el nerviosismo del grupo ante una situación nueva. Sin embargo, el grupo recibió a los Scouts maravillosamente y establecieron pronto relaciones y surgieron afinidades.

    La primera actividad con el grupo Scouts fue sobre el juego en el recreo. Partiendo del hecho de que los chicos ciegos y deficientes visuales pueden quedarse aislados en el recreo, les retamos a comprobar que muchos de los juegos de recreo pueden adaptarse y hacer posible la inclusión de todos. Así, las chicas y chicos de la ONCE les mostraron algunos juegos ya adaptados, estuvieron repasando otros juegos comprobando su posible adaptación, y explicaron a los Scouts cómo hacer accesibles los juegos que ellos propusieron.

    La diversión en esta actividad ayudó a que mantuvieran una relación más dinámica y abierta entre los grupos. Planteamos entonces otro reto: por parejas, un chico o chica con discapacidad visual junto a otro de los Scouts, encontraran el supermercado más cercano y compraran los ingredientes para el almuerzo que iban a tener.

    Efectivamente, esta tarea la realizaron con buen resultado, volviendo al Centro para preparar la comida y sentarse juntos a disfrutarlo.

    Padres e Hijos jugando a propuesta de sus hijos

    Finalizada la comida, recogimos el comedor y mientras tomábamos un helado en otra sala contigua, estuvimos analizando toda la jornada con el grupo Scouts. Se despidió a dicho grupo de una manera competente y algunos se pidieron los teléfonos.

    A continuación, nos pusimos a preparar la sesión con los padres en la que cada uno iba a contarles una parte de los que habían hecho en el SECC desde el viernes hasta el sábado por la tarde. 

    Para terminar el SECC propusimos a las familias jugar a uno de los juegos adaptados y así comprobar cómo se puede incluir a todos y a todas cuando nos esforzamos por compartir el ocio de una manera competente. Nos despedimos con una sonrisa y un “hasta otra ocasión”.

    Fin de curso en Huelva

    Por su parte, el 14 de junio, tuvo lugar en la sede de la ONCE de Huelva una celebración muy especial y esperada por todos, nuestra fiesta de fin de curso. Una oportunidad única para reunir a alumnado, familias y profesionales para compartir experiencias del curso 2021-2022, contando con un total de 56 personas. Tuvimos de todo: ¡actividades deportivas, fiesta del agua, merienda, música y baile!

    Las actividades deportivas fueron organizadas por nuestros compañeros especialistas de Educación Física, Amparo y Ramón, que llegaron desde el CRE de Sevilla con un programa de actividades deportivas muy interesantes y divertidas.

    Comenzamos con un circuito donde los más pequeños trabajaron la psicomotricidad. Los participantes tenían que sortear diferentes obstáculos como túneles, aros, pelotas, etc. Y todo esto bajo la atenta mirada del cronómetro. Os podéis imaginar las risas que nos echamos todos.

    Collage de imágenes de las distintas actividades desarrolladas en la fiesta de fin de curso en Huelva

    En esta ocasión contamos también con las instalaciones del colegio SAFA Funcadia, que nos cedió sus instalaciones para llevar a cabo un interesante programa de actividades deportivas; los mayores también pasaron un buen rato con actividades como baloncesto, futbol, goalball y tiro con arco.

    Después todos nos reunimos en el parking de nuestro centro, donde disfrutamos de una fiesta del agua, con piscina inflable y muchos globos de agua. Un momento fresquito con muchas risas que nos vino muy bien para rebajar la temperatura de Huelva.

    En el salón de actos llegó el momento del agradecimiento. Nuestro director, Francisco García Soriano, Carmen de Miguel, coordinadora del equipo educativo, Eva Pérez, directora del CRE y Raquel Prieto, nuestra Consejera Territorial fueron, con micro en mano, los representantes de todo el equipo para agradecer a todos los participantes su asistencia, así como hacer un breve balance del curso que ahora termina.

    Y, como en toda buena fiesta, no faltaron los aperitivos y bebidas en la merienda que se organizó en el hall del edificio. Sándwiches, tortilla, empanada, golosinas, batidos, refrescos y buena música y bailes para culminar con un día muy completo.

    La actividad fue todo un éxito, una tarde diferente, familiar y acogedora que potencia la convivencia entre todos, alumnado, familias y profesionales.

    La Fiesta del Agua

    También el 31 de mayo el CRE retomó, después de casi 3 años, la tradicional convivencia de familias de Atención Temprana, “LA MERIENDA” y, ¡POR FIN PUDIMOS VOLVER A HACER POMPAS! en nuestra “FIESTA DEL AGUA”.

    El objetivo principal era favorecer un espacio de convivencia entre las familias con niños con discapacidad visual. Propiciamos que, a través de una actividad lúdica, los padres y madres y personas significativas de su entorno, conozcan otras realidades similares y puedan compartir entre ellos la crianza de los pequeños.

    Comenzamos “La Merienda” en el comedor del centro “lleno hasta la bandera”, donde nos reencontramos y charlamos con muchas ganas mientras merendábamos, ya que ésta ha sido la primera actividad presencial grupal con nuestras familias de AT después de la pandemia.

    Una madre y dos niños pequeños juegan con las pompas que están a su alrededor

    Tras el cariñoso saludo de nuestra directora del CRE, dimos unas pequeñas orientaciones pues éramos muchos y había que organizarse para poder disfrutar.

    Al sonido del gong, se nos congregó en el patio exterior donde comenzamos “La fiesta del agua” con la canción “Pom, pom, pom, pompitas de jabón”, ya conocida por algunas familias. Al igual que otras veces, contamos con la autora de dicha canción y su música en directo, la seño Marián, nuestra especialista de música, que nos acompañó con su guitarra.

    Después, las familias pudieron moverse libremente por los diferentes rincones creados en el patio y que nos refrescaron la tarde:

    El rincón de las piscinas, un gran éxito, donde los niños se dieron un relajante bañito. El rincón del elefante gigante, la estrella de la tarde, que nos refrescó con el agua que salía de su trompa. El rincón del pompero, pompas grandes y pequeñas para explotar sin fin. El rincón de los peces de colores, para poner en práctica nuestras habilidades manuales. Peces que luego echaríamos en nuestro mar artificial para cantar la canción de “Suben y bajan las olas”. Y el rincón multisensorial, un espacio tranquilo con colchonetas donde se planteaban experiencias sensoriales relacionadas con el mundo acuático. Este entorno estaba enfocado para los bebés y niños con capacidades diferentes, aunque más de una familia se paró en este rinconcito.

    Padres, madres, niños y profesionales en círculo jugando con un plástico en movimiento simulando el sonido de las olas

    En todos estos espacios, los pequeños, con ayuda de sus papás, pusieron en juego su fantasía e imaginación y, sobre todo, disfrutaron con sus familias y amigos de una tarde muy divertida.

    Ya secos y fresquitos, terminamos la tarde reuniéndonos de nuevo a cantar las canciones de “Pom, pom, pom, pompitas de jabón” y la divertida “Suben y bajan las olas del mar”. En esta canción creamos un mar entre todos, sujetando un gran plástico transparente donde echamos todos los peces de colores que habíamos decorado a lo largo de la tarde.  Al cantar la canción y mover el mar de arriba abajo, los peces de colores no dejaban de saltar de alegría, asombrados del gran número de participantes en esta edición de “La fiesta del agua” y de vernos a todos tan felices y con una gran sonrisa tras dejar atrás las mascarillas y recibir los abrazos sin miedo.

    Volver a reunirnos ha sido una gran satisfacción, y nos da energía para empezar a preparar la siguiente merienda de Atención Temprana “Merendamos y el cuerpo meneamos”, con la que celebramos el inicio de cada curso.

    | Equipo Pedagógico del CRE de Sevilla