¿Cómo me siento? ¿Cómo te sientes?

  • Boletín: BOLETÍN 151 marzo 2021

    Temática: Educación Un niño con su tablet en el taller de emociones promovido por la ONCE en GranadaUn niño con su tablet en el taller de emociones promovido por la ONCE en Granada

    Siguiendo las directrices de la Dirección de Educación, Empleo y Braille de la ONCE para el presente curso, el equipo educativo de la ONCE en Granada ha desarrollado un plan de trabajo específico sobre emociones para las etapas educativas de Educación Infantil (2º Ciclo), Educación Primaria y primer ciclo de Educación Secundaria.

    Desde la experiencia del curso anterior, derivada de la situación de confinamiento, y ante la incertidumbre actual, este plan de trabajo combina la forma presencial y/o telemática, e implica a las familias en su desarrollo.

    Profesionales educativos impartiendo los talleres de forma telemática

    “Partimos de la idea de que la Educación Emocional es un proceso educativo que pretende potenciar el desarrollo emocional como complemento del desarrollo cognitivo”, explica la responsable de Servicios Sociales de la ONCE en Granada, Margarita Martos. A su juicio, ambos son elementos esenciales del desarrollo de la personalidad integral, “capacitar a nuestro alumnado para afrontar los retos que se le plantean a diario y mejorar el bienestar personal y social”. De ahí su propuesta para trabajar emociones como la tristeza, la alegría, el miedo, el amor, la ira y la sorpresa.

    Los profesionales, maestros y sicólogo han seleccionado dos emociones contrarias (como tristeza-alegría o amor-odio) para trabajar en cada trimestre eligiendo así cuentos que traten dichas emociones.

    En la práctica, este taller se ha basado en los cuentos ‘La temida hora del recreo’ y ‘Todos contentos’ que han sido adaptados a distintos formatos, como braille, audio, tinta y digital, para adecuarse a la modalidad de lectura de cada alumno. También han realiza un video en el que uno de los maestros de equipo educativo cuenta el cuento.

    Estos formatos pueden ser descargados por los alumnos desde la plataforma Google drive:  

    https://drive.google.com/file/d/1hagTbFFj7tqSuhN85oSYNpzExB8lgewf/view?usp=sharing

    https://drive.google.com/file/d/1FjnrWsR5x3PvwmBBpm1Lheamxrk1VfKF/view?usp=drivesdk

    La alegría y la tristeza, representados en unos cuadernos en relieve, fueron unos de los sentimientos abordados en el taller

    El trabajo conlleva elaborar material en relieve, como piruletas de las emociones (alegría y tristeza), grabación de vídeo y audio de los cuentos enviados por las distintas plataformas (google drive, wasap...), reparto de cuentos y de piruletas de las emociones a todos los alumnos y lectura de los cuentos en sesión individual y familiar. De esta forma se consigue que prácticamente todos los alumnos de Educación Infantil, Primaria y Primer Ciclo de la ESO puedan participar.

    Ya al final del trimestre se lleva a cabo el taller de emociones, propiamente dicho, con un formato online, mediante la plataforma Zoom. El Taller se inicia comentando ambos cuentos y con la lectura de uno de ellos, dramatizada por los maestros. Posteriormente se realizan actividades en las que los niños pueden participar, poniendo al descubierto las emociones que están viviendo en este momento. “Por ejemplo, las ‘Piruletas de tristeza y alegría’, les permite manifestar las emociones que sienten ante situaciones que les planteamos”, explica Martos.  

    Pantallazo de un momento de la reunión por Zoom de los participantes

    El modelo elegido de trabajo y la variedad de formato de accesibilidad para la lectura de los cuentos ha permitido la participación de la mayoría de los alumnos y visto el entusiasmo que los alumnos pusieron en los talleres online, la respuesta ha sido tan efectiva como satisfactoria, reconocen los responsables educativos.

    Plan ‘Cocinamos Juntos’

    Los equipos educativos de la ONCE en Granada han puesto en marcha también el programa ‘Cocinamos Juntos’, que consiste en la realización de recetas de cocina sencillas, con ayuda de tutoriales que los propios maestros realizan y envían a las familias a través de fotos o vídeos, y su posterior degustación junto a sus familias. A los alumnos se les propone una receta los dos primeros trimestres del curso y en el último tramo del curso las familias podrán elegir ellos el plato que quieran realizar.

    “Esta iniciativa surgió por un grupo de maestros de Granada, tras los sucesos ocurridos de pandemia y confinamiento del curso pasado –explica la responsable de Servicios Sociales-, y desgraciadamente aún vigentes, donde pudimos constatar la alta participación de familias y alumnos en actividades que se fueron desarrollando desde la distancia y con el único recurso con el que contábamos, la tecnología”.

    Uno de los participantes muestra orgulloso su pizza en forma de estrella

    De esta forma se planteó un plan de trabajo enfocado como una actividad lúdica, atractiva, creativa y motivadora para que los niños y niñas pudiesen realizar sus trabajos en sus casas y disfrutar de sus creaciones. El resultado de sus trabajos será compartido por todos y finalmente, será disfrutado y degustado cada uno con sus respectivas familias.

    “Esta actividad, además de ser lúdica tiene finalidades pedagógicas a para nuestro alumnado –reconoce Margarita Martos-. Objetivos como favorecer la adquisición de habilidades y destrezas manipulativas relacionadas con la cocina, tomando conciencia de los riesgos que pueden encontrar, adquirir hábitos de alimentación saludables y fomentar el uso de las nuevas tecnologías, entre otros”.

    Otra alumna enseña su galleta en forma de árbol

    En total, han participado en torno a una veintena de alumnos desde infantil a primaria y de diferentes localidades de Granada, de ahí la ventaja de realizarla de forma digital, ya que permite la participación de alumnado de localidades geográficas más distantes que no suelen ser partícipes cuando se realizan de forma presencial.

    Al final del primer trimestre los participantes mantuvieron un encuentro en el que, además de conocerse y hablar entre ellos, compartieron las distintas experiencias durante el desarrollo de sus recetas.