“Cuando no hay tecnología, hay esfuerzo”

  • Boletín: BOLETÍN 153 MAYO 2021

    Temática: Consejo Territorial El director de la ONCE en Granada, Alberto Morillas, fue uno de los participantes en el encuentroEl director de la ONCE en Granada, Alberto Morillas, fue uno de los participantes en el encuentro

    Dice la catedrática emérita de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, Adela Cortina, una de las voces del pensamiento en España, que hay que superar el abismo que existe entre los grupos de edad y favorecer los diálogos intergeneracionales para construir una sociedad más cosmopolita y solidaria y más preparada para hacer frente a los desafíos que plantea la era COVID. Son reflexiones de su último libro ‘Ética cosmopolita’ en el que apuesta por la cordura en tiempos de pandemia.

    La presidenta del Consejo Territorial y la referente del Mayor del Consejo durante el encuentro

    Consciente de esa realidad, el Consejo Territorial ha puesto en marcha una serie iniciativas encaminadas a favorecer el intercambio generacional entre afiliados jóvenes y mayores que contribuyan a enriquecer sus experiencias vitales. La ONCE celebró en abril un primer encuentro, en el que los jóvenes preguntaron a los mayores por sus inquietudes, y en octubre será a la inversa, serán los mayores los que pregunten a los jóvenes sobre sus expectativas.

    Un centenar largo de asistentes de las ocho provincias andaluzas participaron el pasado 7 de abril en el encuentro digital promovido por el Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla bajo el lema ‘Compartiendo nuestras cosas’. Se trata de una actividad para favorecer el intercambio generacional entre los afiliados más jóvenes y los más mayores, “como un nuevo espacio de encuentro encaminado a enriquecer las experiencias de todos”, según dijo la presidenta del Consejo Territorial, Isabel Viruet, que intervino al final del encuentro.

    Paco Galván reconoció que estudiar con profesores ciegos encendió su autoestima

    Realizada a través de la plataforma Zoom, tres mayores de generaciones distintas; Manuel Solo, afiliado en Málaga, Paco Galván, de Cumbres Mayores (Huelva) y Alberto Morillas, director de la ONCE en Granada, los tres ciegos totales, se sometieron a las preguntas que les formularon afiliados jóvenes como el jerezano José Andrés Alconchel y la sevillana Macarena Sánchez, que ejercieron de moderadores. Las referentes joven y mayor del Consejo Territorial, Marina Rojas y Amalia Amezcua, respectivamente, participaron también en el encuentro.

    “Estamos unidos ante la adversidad –subrayó Marina Rojas-. Tenemos una labor importante juntos porque así es como se abre camino y gracias a los mayores los jóvenes tenemos un futuro prometedor y tenemos mucho que aprender de ellos”, dijo en la presentación.

    Paco Galván, que ha sido profesor de la ONCE, director de la Unidad de Rehabilitación y subdelegado territorial, contó cómo le impactó ver a ciegos con un cartel que decía que habían perdido la vista en la mina o cómo los ciegos de su juventud eran mendigos y cantadores de romances, cronistas de su tiempo. Su enfoque de vida cambiaría radicalmente cuando conoció al primer ciego que sabía leer en Frenegal y descubrió el braille.

    "El pasado no fue mejor", sostuvo el malagueño Manuel Solo

    Alberto Morillas, hijo de jornaleros, el noveno de sus hermanos, relató los nueve meses que pasaba fuera de casa en el colegio y cómo esa experiencia construyó un carácter fuerte para afrontar la vida en adelante.

    “El pasado no fue mejor”, destacó el malagueño Manuel Solo, fisioterapeuta jubilado. “Pero nos adaptábamos rápido y hacíamos amigos. De hecho, sigo teniendo amistad por Internet y grupos de WhatsApp. A mí el colegio no me traumatizó –reconoció-, porque había buen ambiente y tuvimos grandes profesores”. A partir de ahí, los tres se enzarzaron en un cruce de anécdotas que enriquecieron el debate. “Hicimos locuras que si nos hubieran pillado nos hubieran echado”, admitió antes de entrar en detalles.

    Para Galván contar con profesores ciegos fue decisivo para su autoestima y para darse cuenta que podían superar las barreras que la vida les fuera poniendo por delante. “En el colegio aprendimos a chocarnos, a hacer deporte, teatro, si no hubiese sido por los colegios no podríamos a hablar de las capacidades de hoy”, subrayó Morillas. “Ligar entre iguales en el colegio era fácil, lo complejo era ligar fuera”, remató gráficamente.

    En respuesta a las preguntas de los jóvenes hablaron también del proceso de democratización de la ONCE, que llegó en 1981 con el decreto que permitía elecciones democráticas para elegir los órganos de gobierno de la ONCE, que se celebraron por primera vez en enero de 1982.  

    Los jóvenes Macarena Sánchez y José Andrés Alconchel ejercieron de moderadores del encuentro digital

    ¿Cómo afrontaban la vida sin tecnología?, les preguntó el moderador José Andrés Alconchel. “Con pauta, punzón y cajas con números de plomos que volvía las manos negras en Mates”, contestaron. Luego mencionaron a los magnetofones de cuatro pistas, y, cómo no, a la ruidosa máquina Perkins. “Cuando no hay tecnología, hay esfuerzo”, concluyeron a modo de resumen.

    En este contexto recomendaron a los que serán el futuro de la institución que mantengan vivas sus inquietudes y sean reivindicativos. “La transformación de la sociedad no se hace si la juventud no toma la iniciativa”, sostuvo Galván. “Luchando podéis conseguir todo lo que queráis”, añadió Solo. “En la vida, hay que echarse hacia adelante, con cabeza”, matizó Morillas.

    “No tenéis que ser conformistas, porque las cosas cuestan, y no solo para las generaciones más jóvenes, sino para todos”, concluyó la presidenta del Consejo Territorial. Y así terminó un primer encuentro que tendrá su segunda entrega en octubre, con mayores que someterán a sus preguntas a los más jóvenes.