"Deme dos iguales para hoy", o cómo vivir toda la ONCE en poco más de un metro cuadrado