Fundación ONCE exhibe ante el sector turístico el potencial de negocio que supone la discapacidad

  • Boletín: Boletín 113 octubre 2017

    Temática: Turismo El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, participó en la inauguración del Congreso Internacional de Tecnología y TurismoEl alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, participó en la inauguración del Congreso Internacional de Tecnología y Turismo

    Cómo hacer que los destinos vacacionales sean más inteligentes para que se adapten mejor a las necesidades de sus usuarios y cómo conseguir que la robótica sea útil para personas mayores o con alzhéimer fueron algunos de los temas que se abordaron en este II Congreso Internacional de Tecnología y Turismo para todas las Personas, que se celebra en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga del 27 al 29 de septiembre.

    En la inauguración el alcalde estuvo acompañado del viceconsejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, Diego Ramos; el director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad, Borja Fanjul; el vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCE, Alberto Durán, y la presidenta de ENAT, Annagrazia Laura, y el delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, Cristóbal Martínez.

    En su intervención, De la Torre confió en que España, “que es potencia en turismo y también en accesibilidad”, sea un ejemplo de turismo para todos a seguir por otros países y sepa responder a los retos que los viajeros con discapacidad tengan en cada momento. Desde esta perspectiva, pidió al sector que tenga en cuenta las necesidades de los turistas con discapacidad, que son un nicho de mercado, porque además, añadió, las mejoras que precisan resultan útiles para otro tipo de viajeros, como pueden ser las personas mayores.

    Por su parte, el viceconsejero Ramos insistió en la idea de que integrar la accesibilidad en el turismo es “una obligación, un compromiso ético y una oportunidad de negocio”. “No debemos dejar fuera la accesibilidad del mundo del turismo”, remachó. En la misma línea, Alberto Durán destacó la importancia de este evento internacional en el que unos y otros “enseñaremos y aprenderemos” buenas prácticas que nos ayudan a crear una sociedad para todos y a tener un diseño para todos implantado con normalidad. Resaltó el valor de la tecnología como “aliada” de la accesibilidad y pidió al sector público y privado “unir esfuerzos” y trabajar por la accesibilidad de una manera global, transversal a todas las áreas de la Administración.

    Por su parte, Borja Fanjul aseguró que gracias a la legislación y su evolución y a congresos como éste, mejoran las condiciones del viaje para las personas con discapacidad, que lo tenían hace años mucho más difícil que en estos momentos a la hora de desplazarse, pero que  todavía pueden seguir mejorando en la comodidad de sus viajes.

    Imagen de la Mesa de Cultura desarrollada durante el Congreso

    Durante los tres días de Congreso, los asistentes, además de debatir y analizar diversos aspectos sobre los que construir un turismo sostenible, también descubrieron distintas aplicaciones y herramientas tecnológicas que facilitan la vida de las personas con discapacidad. Entre otros puderion conocer de primera mano las balizas inteligentes de guiado en interiores para personas ciegas; un brazo robótico manejado por una persona gracias al movimiento del iris de sus ojos, o unas gafas inteligentes  que permiten leer o identificar objetos a las personas con baja visión.

     

    Nace el Observatorio de Accesibilidad Universal del Turismo

    En el marco de este congreso internacional, Fundación ONCE presentó el Observatorio de Accesibilidad Universal del Turismo en España, un informe con el que quiere convencer al sector turístico del potencial de negocio que hay detrás del turismo de personas con discapacidad. Jesús Hernández, director de Accesibilidad Universal e Innovación de Fundación ONCE, fue el encargado de dar a conocer los datos de este informe en el marco del Congreso Internacional de Tecnología y Turismo para todas las Personas organizado por Fundación ONCE, que se celebra hasta el viernes en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga.

    Para la elaboración del trabajo se han analizado 57 destinos, 4.000 hoteles y 40.000 restaurantes, así como oficinas de turismo, páginas web y playas. Se ha entrevistado, además, a cerca de mil usuarios y gestores. Una de las conclusiones apunta el desajuste que existe entre la percepción de accesibilidad que tiene de sí mismo el sector turístico y lo que supone ser realmente un espacio accesible para una persona con cualquier discapacidad. “La percepción que tienen de la accesibilidad que ofrecen no coincide con las necesidades reales de las personas con discapacidad”, advirtió Jesús Hernández. Así, de los más de 4.000 hoteles seleccionados cerca de 1.500 dicen ser “aptos para silla de ruedas”. Esto supone que disponen de aseos adaptados y que cuentan con un acceso correcto.

    Por el contrario, el estudio advierte de que el personal no tiene la formación adecuada, la recepción no es accesible y de que un 40% no tienen una habitación adaptada. Lo mismo ocurre con los restaurantes: de más de 40.000, el 26,4 dicen ser aptos, pero la realidad es que casi la mitad no tiene un aseo adaptado, el 45% no dispone de un acceso correcto o a nivel y ninguno presenta menú en formatos alternativos ni cuenta con personal formado. Tampoco las oficinas de turismo ofrecen un servicio adecuado para los turistas con discapacidad. El 60% no dispone de un punto de atención accesible y el 70% no muestra información sobre accesibilidad de los recursos turísticos. La mitad de las playas dicen ser accesibles. La realidad es que sí cuentan por lo general con personal formado en materia de accesibilidad pero tendrían que mejorar el acceso y la movilidad en los aseos.

    Alberto Durán y Jesús Hernández durante la presentación del Observatorio

    El observatorio también ha analizado las rutas turísticas y ha encontrado que sólo un 20% de ellas ofrecen rutas específicas accesibles. Según las conclusiones del informe, más de la mitad de las empresas consideran alto o muy alto el coste económico de mejorar la accesibilidad en sus establecimientos o servicios. Los principales frenos que aparecen para ejecutar esas mejoras son en primer lugar el coste adicional que suponen y una “supuesta” falta de demanda efectiva, aunque este argumento contraste a su vez con la percepción de que la accesibilidad beneficia a todos los usuarios. También se apunta la falta de conocimiento sobre accesibilidad universal y atención a turistas con discapacidad (30%), y la falta de información o la complejidad de los requerimientos normativos de accesibilidad (28%). El 56% sí afirma haber incorporado una política o compromiso respecto a las personas con discapacidad, el 11% dice tener un responsable de la accesibilidad universal en el establecimiento y un 10% asegura haber contratado a personas con discapacidad. Igualmente 8 de cada 10 afirman conocer la legislación de accesibilidad para su establecimiento o servicio y 1 de cada 10 dispone de un certificado o distintivo de accesibilidad.

     

    Viajan igual y gastan un 30% más

    “Los gestores de servicios turísticos no terminan de convencerse de que las personas con discapacidad y necesidades especiales suponen un nicho de mercado potencial para los negocios”, lamenta Jesús Hernández. Para hacer frente a esa percepción, Fundación ONCE recuerda los datos que recoge el informe sobre ‘Hábitos turísticos en los últimos dos años’, donde se concluye que no hay diferencia significativa entre el número de viajes realizado en los últimos 24 meses por las personas con alguna discapacidad o necesidades especiales (7 viajes) y las personas sin necesidades especiales (8 viajes). Es decir, las personas con discapacidad o necesidades especiales viajan con una frecuencia similar a la de las personas sin necesidades especiales.

    Además, en el análisis del gasto hecho en el último viaje se llega a otra conclusión “muy clarificadora”: el gasto medio realizado por los turistas con discapacidad y necesidades especiales (813,65€ de media) fue significativamente superior al desembolso efectuado por las personas sin necesidades especiales (637,60€ de media). Con todo ello, el informe señala algunas de las cuestiones que impiden avanzar en una correcta gestión de la accesibilidad. Una de ellas es que el sector identifica la accesibilidad únicamente con el urbanismo; también que faltan acciones de asesoramiento o sensibilización dirigidas al sector privado, o que en su mayoría no conocen las acciones de integración laboral de personas con discapacidad en turismo.

    Investigadores de la Universidad de La Laguna muestran la silla de ruedas autónoma  en el II congreso internacional

    Jesús Hernández, director de Accesibilidad Universal e Innovación, fue el encargado de clausurar el día 29 este encuentro que, según dijo, ha tenido una importante participación y repercusión. “Me voy contento y orgulloso de los resultados y del seguimiento que ha tenido”. Se ha demostrado, concluyó, que la tecnología ya está aquí “y ha venido para quedarse y va a cambiarnos la forma de relacionarnos por completo”. El Congreso concluyó con la entrega del Premio ESVI-AL Tecnologías para el Aprendizaje y la Colaboración Accesibles al mejor trabajo presentado a este II Congreso que recayó en Rocío Calvo, Ana Iglesias y Lourdes Moreno, del Departamento de Informática de la Unversidad Carlos III de Madrid.

    El trabajo ganador se titula: ‘Improving Interaction in Inclusive Mobile Collaborative Learing Tools: Synchronous Chat Applications’. Según explicó Lourdes Moreno, integrante del grupo de investigadoras de la Universidad Carlos III de Madrid, el objetivo principal de este trabajo de investigación es mejorar la interacción y accesibilidad de las aplicaciones de chats en los dispositivos móviles en entornos de aprendizaje m-learning.

    Público asistiendo a las sesiones del congreso

    Este trabajo identifica los principales problemas de accesibilidad con los que las personas con discapacidad se encuentran cuando utilizan aplicaciones chat, como son las dificultades a la hora de seguir el flujo de la conversación. Para solventar esta situación, se propone una nueva funcionalidad para aplicaciones chat, la función Pause/Refresh, que permite a las personas controlar la recepción de mensajes y mejora el flujo de la conversación.

    Se puede aplicar en distintos ámbitos, sobre todo en el ámbito educativo donde cada vez se utilizan más de manera colaborativa entre profesores y alumnos. Para Moreno y todo el equipo de la Universidad, “es importante tener chats accesibles en el entorno educativo”.

    Organizado por Fundación ONCE, el Congreso Internacional de Tecnología y Turismo para todas las Personas cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Málaga, Organización Mundial del Turismo, European Network for Accesible Tourism (Enat), Diputación de Málaga, Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), ONCE, ILUNION y Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Además, figuran como colaboradores tecnológicos eSmartcity, Fundación Vodafone España, Casadomo y Samsung. Y como patrocinadores, ILUNION Hotels, Renfe y Fundación ACS.

    Vista general del auditorio del II Congreso Internacional de Turismo y Tecnología