La FOAL lleva a Nicaragua la experiencia del deporte adaptado que desarrolla Andalucía

  • Boletín: BOLETÍN 106 febrero 2017

    Temática: Servicios Sociales Fran Antolín, en Almería, días antes de partir hacia ManaguaFran Antolín, en Almería, días antes de partir hacia Managua

    En concreto, va a trabajar conjuntamente con varios profesionales ciegos de ese país en una iniciativa con 75 profesores de educación física que cuentan con alumnos ciegos en sus aulas, para formarles en la adaptación de la asignatura y en la práctica del deporte para estos estudiantes. A todo ello, aplicará la experiencia que ha desarrollado en Granada en los cinco últimos años como coordinador deportivo.

    Esta es la primera vez que acude a Centroamérica  y se declara “expectante y emocionado por la responsabilidad que supone –sostiene- trasladar nuestra experiencia a un país centroamericano”. Hijo de agricultores de la pequeña localidad jienense de Aldea de la Mesa, Fran Antolín, que es una persona con discapacidad visual, afiliado a la ONCE desde 1988. Estudió en los colegios de su provincia y realizó estudios de Formación Profesional en la rama de Deporte.

    Su trayectoria en la ONCE comenzó en 1999 como monitor de campamentos y vacaciones sociales, continuó en Dirección General, en Madrid, en Úbeda y luego en Jaén y en Granada, desde 2005 siempre vinculado a tareas de animación y deporte.

    Desde hace dos años, Antolin es voluntario de la FOAL, la Fundación con la que la ONCE contribuye a la creación de empleo y mejoras educativas para los ciegos de aquellos países y a consolidar el movimiento asociativo de las personas con discapacidad visual latinoamericanos. En Iberoamérica hay cinco millones de personas ciegas y con discapacidad visual grave y la ONCE colabora para promover su plena integración, laboral y social en sus respectivos Estados a través de la FOAL.

    Plaza Central de Managua, capital de Nicaragua

    El pasado 28 de enero partió hacia Managua, la capital de Nicaragua, donde permanecerá hasta el próximo día 12, para compartir su experiencia en el ámbito deportivo,  con profesores llegados desde distintos centros educativos del país con el apoyo del Ministerio de Educación del Gobierno de Nicaragua, en colaboración con la FOAL.

    “Lo que más ilusión me hace es la posibilidad de trasladar nuestro proyecto, que es único en el mundo, a un país como Nicaragua. Me ilusiona que tengan ganas de empaparse de cómo trabajamos aquí para que puedan sacar ellos partido. Eso es lo que más me emociona –decía antes de emprender el vuelo no sin cierto pellizco por la responsabilidad que supone este proyecto-. Que pierdan el miedo a la discapacidad  y que descubran que no hay límites, que tienen las mismas posibilidades de disfrutar del deporte que los demás”.

    Francisco Antolín les enseñará que la práctica deportiva es un cauce excelente para trabajar elementos clave para su vida diaria como la autonomía personal, la autoestima o las relaciones sociales. “Solo de pensar en la risa de los críos cuando el profesor que se haya formado conmigo les enseñe esas prácticas, me da un vuelco el estómago imaginando lo que pueden aprender con nuestro trabajo”, afirma.