Campamentos entre fogones

  • Boletín: BOLETÍN 123 agosto 2018

    Temática: Servicios Sociales Los niños disfrutaron de numerosas actividades, con la novedad del concurso culinarioLos niños disfrutaron de numerosas actividades, con la novedad del concurso culinario

    Aquí en Andalucía han sido tres los campamentos organizados, celebrándose dos en Huelva y uno en Málaga. En la primera semana de julio tuvo lugar el campamento de Huelva en la Dehesa del Piorno en Lepe, en las instalaciones del grupo Waingunga, donde acudieron 70 chavales, 27 de Extremadura y 43 de Castilla y León. En esa misma semana, en Málaga, se organizó otro campamento en el camping Cabopino de Marbella, donde participaron 39 niños de Granada, Almería y Jaén. Por último, en la semana del 9 al 15 de julio se celebró el tercer campamento, de nuevo en Huelva, en concreto en Santa Bárbara de Casa, en la comarca de Andévalo. A este campamento concurrieron 84 niños de Sevilla, Huelva, Málaga, Córdoba y Cádiz.

    Estos campamentos de verano han supuesto una oportunidad perfecta para alejarse de la rutina cotidiana y adentrarse en nuevos entornos que ponen a prueba la capacidad de adaptación, proporcionando multitud de beneficios a nivel psicológico y afectivo. Además, un proyecto como este, supone la socialización con otros núcleos sociales, enriqueciendo los vínculos colectivos de las personas con discapacidad visual.

    En esta edición, la ONCE quiso ir más allá de las actividades características de un campamento, promocionando el ‘arte en los fogones’, tan en boga en los últimos tiempos, con el fin de que los chavales pudieran también disfrutar de forma lúdica de esta actividad. Por ello, una de las principales propuestas de los campamentos fue la celebración de un concurso de cocina en cada uno de los lugares donde se celebraron estos campamentos.

    Entre los objetivos de esta nueva actividad se encontraban, además del fomento y el aprendizaje de la cocina, la capacidad de reconocimiento de objetos estáticos y dinámicos, la identificación, localización y discriminación de sonidos, olores y sabores relacionados con el entorno de la cocina, el conocimiento de alimentos saludables de nuestra dieta, o la familiarización con los hábitos de limpieza y seguridad básicos de la cocina.

    El espacio del chef

    De cara a preparar ese concurso, durante la semana de campamento se organizó la actividad denominada ‘Espacio del chef’, que consistía en un taller de cocina de 4 sesiones de 2 horas cada una, en la que se preparaba la comida para la merienda. Los grupos de trabajo debían ser lo más heterogéneos posibles, con niños de diferentes edades, condiciones visuales (personas afiliadas y no afiliadas), habilidades, grados de autonomía, etc.

    El penúltimo día de cada campamento tuvo lugar el concurso de cocina, donde cada equipo elaboró una receta que posteriormente fue evaluada por un jurado. Los equipos ganadores lograron, como premio, un fin de semana de convivencia en el CRE de Madrid entre el 7 y 9 de septiembre, donde realizarán diferentes labores de cocina dirigidas por algún prestigioso chef.

    Además de la cocina, los casi 200 chavales participantes disfrutaron de actividades deportivas y de multiaventura, lúdicas y de ocio, de desarrollo de la autonomía personal o la adquisición de habilidades sociales, entre otras.

    Por ejemplo, en el campamento de Málaga, los niños realizaron actividades como tiro con arco, tirolina o juegos en la playa relacionados con el surf. Además, una de las noches, en la playa, lanzaron farolillos con deseos al cielo. También asistieron al parque acuático de Mijas. En los campamentos organizados en Huelva, tuvieron lugar actividades como senderismo, paseos en kayak, veladas nocturnas, salidas a la playa, talleres de cuero o teatro, escalada, rápel, equitación, además de asistir también a un parque acuático, en este caso, el de Cartaya.

    En resumen, una semana de convivencia y diversión, donde los niños y niñas quedaron encantados con todo lo vivido, y con muchas ganas de volver el próximo año a los campamentos de verano de la ONCE.

    Los chavales se lo pasaron genial