Una devoción tangible

  • Boletín: BOLETÍN 131 mayo 2019

    Temática: Relaciones Institucionales Afiliados a la ONCE apreciaron las imágenes al tacto en la ruta cofrade organizada en CórdobaAfiliados a la ONCE apreciaron las imágenes al tacto en la ruta cofrade organizada en Córdoba

    Un total de 40 personas, entre afiliados y acompañantes, de la ONCE de Almería visitaron el viernes de Dolores, 12 de abril, la Ilustre Hermandad del Santísimo Sacramento y Nuestra Señora de los Dolores. La Soledad, como se la conoce en la capital almeriense, es la cofradía más antigua de la ciudad. Se fundó en 1772.

    En la iglesia parroquial de Santiago, sede de la cofradía, las personas ciegas o con discapacidad visual grave tuvieron al alcance de sus manos los pasos titulares de la Hermandad: Nuestra Señora de los Dolores y San Juan. Estas imágenes salen en procesión el Viernes Santo.

    Mientras tanto, una ruta cofrade, formada por más de 30 personas, entre afiliados a la ONCE y sus acompañantes, recorrió varias hermandades de la ciudad califal.

    En su recorrido por la ruta cofrade cordobesa los afiliados pudieron hasta probar las vestimentas romanas que acompañan los pasos

    La excursión se inició en el Bulevar de Gran Capitán frente a la parroquia de San Nicolás de la Villa para visitar la sede de La Sentencia. Después continuó por la parroquia de El Salvador y Santo Domingo de Silos, donde paró para contemplar el Santo Sepulcro. Esta actividad concluyó en la parroquia de San Juan y Todos los Santos para acercarse al Perdón.

    Al mismo tiempo, una treintena de personas ciegas o con discapacidad visual de la ONCE de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) disfrutaban de una jornada con el Jesús Nazareno de su localidad.

    Participantes en la ruta cofrade cordobesa

    Por su parte, la Delegación Territorial organizó dos visitas en las que afiliados a la ONCE y sus acompañantes pudieron aproximarse a la Semana Santa hispalense.

    La primera estación se produjo el pasado 5 de abril, dentro de las actividades conmemorativas de la Semana de la ONCE. Alrededor de 11 afiliados entraron a la iglesia de San Bernardo con dos representantes de la Real Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental de la Pura y Limpia Concepción de la Santísima Virgen María, Ánimas Benditas del Purgatorio y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Salud, María Santísima del Refugio, Santa Cruz, Nuestra Señora del Patrocinio, Santa Bárbara y San Bernardo.

    Allí, el conciliario tercero, Jaime Laguillo, y el prioste primero de la Cofradía, Francisco Javier Gómez, describieron las imágenes de María Santísima del Refugio y del Santísimo Cristo de la Salud. Los guías posaron las manos de los afiliados sobre las candelarias de plata, las inscripciones del pedestal, los bordados del mantón, los respiraderos del paso, las piezas del faldón y muchos otros enseres. Explicaron, de cada uno de estos objetos, su significado, función, historia y uso. Además, los más atrevidos tuvieron la ocasión de meterse bajo el paso para sentir sobre sus cuellos los costales que llevan a Jesucristo en su camino por las calles de Sevilla el miércoles Santo.

    Cristóbal Martínez en la fundición de una vela del paso de la virgen de San Bernardo

    También en San Bernardo, el delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, Cristóbal Martínez, acompañado por la presidenta del Consejo Territorial, Isabel Viruet, cumplió con otra de las tradiciones más arraigadas de una de las hermandades más populares de la Semana Santa de Sevilla y fue invitado a fundir una de las velas del paso de la virgen del Refugio de San Bernardo.

    Asimismo, el 11 de abril, más de 20 afiliados, y sus acompañantes, volvieron, como cada año desde hace aproximadamente una década, a la Hermandad de la Vera Cruz. El hermano mayor, José Manuel Berjano, y el conciliario primero de la Hermandad, José Ignacio Pérez relataron la historia de la Cofradía, de los pasos y de la sede. A continuación, los afiliados pudieron palpar cada rincón de la talla del Jesús de la Vera Cruz que se encontraba tendida para que se accediera mejor a ella.

    Todas estas actividades tuvieron en común la fervorosa emoción de los fieles. Nervios, ilusión y lágrimas se derrocharon en cada una de las ciudades andaluzas en las que las personas ciegas o con discapacidad visual grave pudieron hacer tangible su devoción.

    La presidenta del Consejo Territorial apreciando el llamador del paso de la virgen del Refugio de San Bernardo