FIRMA INVITADA: Francisco Javier López, coordinador LGTBI en la Junta de Andalucía

  • Boletín: BOLETIN 122 julio 2018

    Francisco Javier López considera que la nueva Ley andaluza "abre un nuevo tiempo en políticas de Igualdad"Francisco Javier López considera que la nueva Ley andaluza "abre un nuevo tiempo en políticas de Igualdad"

    “Orgullo e Igualdad”

    El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero marcó un hito en la defensa de los derechos del colectivo LGTBI con la entrada en vigor en 2005 de la ley del matrimonio homosexual situando a España a la cabeza de Europa en materia de derechos sociales. Y Andalucía, con el impulso y el empeño personal de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, está llamada a desempeñar un papel referente en la defensa de los derechos humanos.

    La forma de abordar las políticas LGTBI, con la creación de una coordinación en el seno de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, abierta e implicada de lleno con todo el tejido asociativo, las Administraciones Locales y las Universidades entre otros estamentos, así como la nueva Ley para garantizar los derechos, la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI y sus familiares en Andalucía denotan un nuevo tiempo de las políticas de Igualdad en Andalucía. Un tiempo nuevo en lo que se refiere a protección a las familias LGTBI con una ley que no solo protege de situaciones de discriminación sino que extiende esa protección al entorno familiar y protege también de la discriminación por asociación (aquellos que se sienten atacados por el mero hecho de defender al colectivo).

    Ese paso de gigantes, que obliga de forma totalmente transversal a todas las administraciones, sentará un precedente en términos de vanguardia en los derechos de las personas que servirá seguro de ejemplo para otros marcos legislativos autonómicos y estatales. En Andalucía no dependemos de subvenciones estatales o europeas, como ocurre en otras grandes ciudades para mantener alguna estructura similar creada, ya que depende de la misma culumna vertebral propia de la Administración Autonómica.

    Después de más de 40 años de lucha y de reivindicación, nuestra comunidad autónoma goza hoy de un marco legal ambicioso, que se va a ver ahora reforzado y que colma en gran medida las aspiraciones de nuestro colectivo, gracias a ese compromiso del Gobierno de la Junta de Andalucía y el esfuerzo de todos los colectivos, que ha querido elaborar codo con codo con la administración, de una manera ejemplar, una Ley que fuese posible empezar a desarrollar desde el primer momento y sobre todo que fuese una ley posible y de plazos.

    Pero nos queda mucha tarea por delante para confiar en que los logros alcanzados en la última década nos permiten relajar nuestros anhelos. La lucha forma parte del ADN de un colectivo que ha sufrido en primera persona la discriminación, la marginación, la exclusión y el desprecio de la sociedad durante décadas y siglos. Por eso la satisfacción que nos produce los éxitos alcanzados, que son muchos, y en gran medida saldan una deuda histórica con el pasado, no nos puede servir más que para reactivar nuestra lucha, hacerla más grande, más extensa, en nuestros pueblos y ciudades, en nuestro país, y en todos los países del mundo, para que de verdad, la igualdad legal sea efectivamente una igualdad real. Para que nadie nunca más en ningún lugar mire diferente y diga una sola palabra o haga un solo gesto a una pareja que se quiere libremente

    Queda mucho aún por hacer para atajar la violencia contra la infancia LGTBI, para plantar cara a la discriminación en el ámbito laboral, para acabar con las barreras que impiden a las mujeres lesbianas ser visibles, para dar el reconocimiento social real a las familias LGTBI. Todavía hoy, en 2018, la homosexualidad, transexualidad y bisexualidad son perseguidas en 72 países del mundo y no nos podemos conformar con esa realidad. No nos conformamos. Y nos rebelamos.

    Por eso es importante para nuestro colectivo, y todo un orgullo, que la ONCE, que ha hecho de la igualdad una bandera de España en los últimos 80 años, lleve a su cupón la reivindicación del Día del Orgullo vinculándolo a la defensa de la Igualdad con mayúsculas. Saber que un medio de transformación social tan popular como es el cupón de la ONCE, esté en las manos de tantas miles y miles de personas en todo el país compartiendo nuestra causa, presumiendo del arco iris y, sobre todo, de lo que significan esos colores para nuestro colectivo, nos emociona por el respaldo social que conlleva y nos motiva y nos impulsa a seguir compartiendo con la sociedad una lucha colectiva que es de todos y todas y debe seguir siendo de todas y todos. Así que gracias a la ONCE por ese compromiso y a seguir defendiendo entre todos la lucha por la igualdad.

    Como solía decir Pedro Zerolo, construimos la sociedad fomentando la diversidad y la pluralidad. Y ese afán nos lleva a perder el miedo a la educación sexual en las aulas y a ganarnos la libertad de ser quienes queramos ser, de sentir como queramos sentir y amar como queramos amar.

    Este cupón fomenta la diversidad y la pluralidad, defiende la Igualdad y el respeto a la diferencia, en definitiva, nos hace más libres. Perdamos de una vez el miedo a ser diferentes y enseñemos a respetar la Diversidad del Ser  Humano, porque esa será la mejor celebración que podamos hacer del Día del Orgullo. 

    Francisco Javier López

    Responsable de Políticas LGTBI

    Consejería de Igualdad y Políticas Sociales

    Junta de Andalucía