EN PRIMERA PERSONA: María Molina, fisioterapeuta y educadora canina

  • Boletín: BOLETÍN 106 febrero 2017

    Temática: Entrevistas María Molina, con su perra Kira | Foto: Domi MolinaMaría Molina, con su perra Kira | Foto: Domi Molina

    “Mi amor con los perros nació con la ONCE”

    ¿Qué es FISIODOG? ¿Cómo nace el proyecto?

    Nace del amor a mi profesión y del amor a los animales. Vi que era una motivación en mí. Cuando trabajaba con personas con graves afectaciones, gente joven, me acerqué con los perros y vi su reacción, ahí empezó todo. FISIODOG se dedica a hacer intervenciones asistidas con animales, terapias, actividades para cualquier tipo de persona. Con los niños por ejemplo trabajamos en intervenciones educativas, vamos a colegios, y trabajamos con niños con o sin discapacidad.

    ¿Cuándo y cómo nace su amor por los perros?

    Es de toda la vida, desde que recuerdo, pero mi amor por el labrador tiene mucho que ver con la ONCE. Podríamos decir que nació con la ONCE. Desde pequeñita veía los perros guía, eran una pasión, una sensación como si le debiera algo a la raza, son nuestros ojos, es algo muy emocional para mí, esa unión con los labradores. Pero desde que recuerdo toda mi vida he querido a los animales

    La terapia con perros ¿es algo novedoso en Andalucía?

    Es algo que está creciendo, se lleva haciendo desde hace años y poquita la gente lo hace pero cada vez hay más centros y poco a poco va en crecimiento. En Andalucía vamos un poco por detrás en ese aspecto la verdad. En Madrid o Asturias van más adelantados. Hay centros públicos de mayores en los que se está empezando a incluir las actividades con los perros o se llevan como apoyo a menores en juzgados.

    ¿Para quién es especialmente recomendable este tipo de terapias?

    Se puede trabajar con muchos colectivos pero los que más demandan y los que tienen el mayor beneficio son los  niños, con o sin discapacidad. Hay ya perros de apoyo que incluso acompañan a los niños cuando tienen que ir a juzgados para ayudarles y que se sientan más seguros.

     

    “Para el perro la terapia siempre tiene que ser un juego”

    ¿Cómo es el proceso de formación de un perro terapia?

    Lo primero de todo es habituarlo a todos los ambientes y situaciones que puede encontrarse en una terapia; mayores, un bullicio de niños en el cole, sillas de ruedas, andadores, y que lo aprenda de forma positiva. Para el perro la terapia siempre tiene que ser un juego y algo divertido, donde va a recibir cariño y va a jugar. Siempre tiene que pasarlo bien si no tiene sentido. Además los perros aprenden mucho por imitación. Lo fundamental es que disfrute y se acostumbre a ese entorno y luego, claro, hay que trabajar las habilidades. El perro tiene que pasárselo bien si no no tiene sentido.

    ¿Y cómo es la terapia que desarrolla con niños con discapacidad?

    Todo depende de cada caso, si el trabajo es más motor o sensorial, porque con la terapia con perros se trabaja en todas las áreas. Hay muchos juegos que usamos para desarrollar la sicomotricidad a través de actividades concretas en las que el perro es el protagonista.

    El perro ¿distingue entre capacidades y discapacidades?

    El perro sí tiene la sensibilidad suficiente como para ver incluso quién necesita más que se acerque. Tienen esa capacidad, cuando tú te encuentras mal, el perro lo sabe y quiere calmarte. Los perros lo notan. Los labradores son especialmente perros sociales, que les gusta mucho las personas, son muy equilibrados, aunque eso también hay que trabajarlo día a día porque necesitan liberar ese estrés de la sesión con salidas pero son perros que les encantan la gente. Aunque también hay otros perros que son también maravillosos para la terapia. De hecho mi perrita Noa, que es una mestiza que adopté con un año, a la que maltrataron y abandonaron, ha estado trabajando hasta el año pasado aunque ahora está jubilada. Fíjate que fue maltratada por los humanos y luego trabajó dando mucho cariño y alegrías a otros humanos.

    Usted sostiene que los niños que quieren a los animales son mejores personas en el futuro. ¿Por qué?

    Si cultivamos la sensibilidad desde pequeños, la empatía, al fin y al cabo el perro es un ser vulnerable, si ellos aprenden a querer a un ser vulnerable, más indefenso, esos valores, se extrapolan a otras cosas, luego no lo harán con otros seres más vulnerables que ellos. Si ellos aprenden a respetar y a querer se extrapola a todos los órdenes de la vida.

    Su pasión por los perros ¿es equiparable a la del resto de animales?

    Me gustan todos los animales, tengo de hecho dos conejitos, y amo a todos los animales, pero con los perros tengo una conexión especial.

    ¿Prefirió la Fisio a la Veterinaria?

    Si, si. La Fisio me ha dado lugar trabajar con un compañero que es un perro y me gusta trabajar con las personas. No sé yo si tendría valor para operar un perro –se ríe-.

    ¿Sorprende a sus clientes que usted sea una persona con discapacidad visual grave?

    Se sorprenden porque no son conscientes hasta qué punto tengo problemas de visión. No se lo esperan.

    ¿Cree que le aporta un valor añadido a su proyecto en algún sentido?

    En mi trabajo en general, cuanto estás en frente de una persona con discapacidad lo entiendes mejor porque tú lo has sentido en tus propias carnes, y trabajas con ellos de un igual a igual como te gusta que te traten a ti.

     

    “El origen del maltrato animal está en la educación”

    Va a poner en marcha ahora a principios de febrero una Ludoteca para perros, ¿hay muchas en España?

    Yo soy educadora canina además de fisioterapeuta, pero hay pocos sí, con discapacidad visual muy pocos. No me he encontrado yo muchos. Es un espacio de ocio con distintas actividades con los perros y las familias. Aquí siempre trabajamos con los perros pero también con sus familias, porque es uno más de la familia.  Y esto es igual que una ludoteca infantil, pero para los perros, con actividades como yoga con los perros, una tienda especializada, charlas formativas para las familias, cómo dar un buen paseo con el perro, juegos de olfato, un espacio de ocio en definitiva para ellos.

    ¿Es usted partidaria de incrementar las penas contra el maltrato animal?

    Por supuesto. Es importante incrementar las penas pero mucho más importante es ir a donde está el origen de todo; educar en el respeto, en el cariño y en valores. Si no hacemos esto, no va a tener fin. Las penas hay que ponerlas, pero el origen es la falta de sensibilidad, en eso hay que trabajar, en las actividades en el colegio que van en beneficio del animal, para que se formen niños con unos valores.

    Hay quien piensa que tener a un perro en casa es una forma de maltrato animal porque lo aleja del hábitat natural de su especie.

    El perro lleva miles de año de evolución, es feliz al lado del humano. Un perro por ejemplo solo en un cortijo en medio del campo es el más infeliz del mundo porque lo que necesita es contacto con otros perros y con el humano. Yo vivo en un piso de 45 metros y vivo con mis tres perros y puedo asegurarte que son superfelices porque parece que lo que necesitan es espacio y correr, y los perros son seres sociales, y como seres sociales necesitan contacto. Para ellos la manada es el núcleo familiar igual que lo entendemos los humanos. Y son muy felices sintiéndose miembros de la familia.

     

    María Molina en ONCE respuestas

     

    María Molina | Foto: Domi Molina

    Dígame la verdad, ¿cuántas veces vio ‘101 Dálmatas’?

    Cienes y cienes de veces, podría decirte hasta cuantas manchas tienen cada uno jajajajaja...

    ¿Es más devota de San Antón o de San Francisco de Asís?

    De San Francisco de Asís, que es también el santo de mi madre, y hay más cosas que celebrar jeje.

    Usted es hija y hermana de fotógrafo, ¿nunca le picó el gusanillo?

    Siempre me ha gustado la fotografía y no se me da mal. De hecho, he ganado algún premio en semana santa. En una ocasión me hicieron una entrevista, tras ganar los premios. Les conté que tenía problemas de visión y, sorprendidos me preguntaron que como podía hacer esas fotos tan bonitas, viendo tan poco. Les contesté: es que las hago con el corazón.

    Me dicen que le gusta el fútbol, ¿sufre mucho con el Almería?

    Ser del Almería es como ser del Atleti, se sufre mucho, pero luego las victorias saben mejor. 

    Es usted muy solidaria también. Alguna ONG por la que sienta predilección.

    Ayudo en lo que puedo, menos de lo que me gustaría. Fui voluntaria de cruz roja durante algunos años. Actualmente, colaboro con protectoras de animales.

    ¿Hay mucho animal en esta sociedad que nos ha tocado vivir?

    Se utiliza, en muchas ocasiones, la palabra animal o perro, como algo despectivo, sin embargo, para mí es un piropo. Ya nos gustaría parecernos más a los animales, mejor nos iría. Volviendo a la pregunta, jeje, ojalá de verdad si hubiera muchos animales en esta sociedad, y menos maldad humana.

    ¿Qué siente cuando ve una noticia de maltrato animal?

    Me duele en el alma, me hace mucho daño ver esas noticias. En el caso de los perros, creo que se equivocaron al elegir al hombre como su mejor amigo, no estamos a la altura. También me hace daño ver algunos programas de tv, de famosos "adiestradores", donde se maltrata, de manera sutil y otras veces no tan sutil, a los perros, en nombre del adiestramiento. Esto hace mucho daño porque hay familias que lo ven, se lo creen y hacen burradas con sus perros porque lo han visto en la tele. Es muy triste.

    ¿Cuántos perros ha llegado a tener en casa?

    Entre los míos y que han ido pasando por mi casa, en acogida hasta encontrar una familia, 5 perros, no son tantos jajajaja... pero todo bien, en paz y armonía.

    ¿Se siente un bicho raro en algún sentido?

    Te confesare que sí. A veces no entiendo la forma que tenemos de vivir las personas y no veo normal, lo que la mayoría ha normalizado. Pero vamos, no me importa ser rara jajajaja... soy feliz.

    Haga un esfuerzo, dígame algo que le guste alejado del mundo animal.

    Así de pronto, tengo que pensarlo jajajaja... es broma, me encanta disfrutar de mis amigos, si es tomando una cervecita y una tapita de Almería en el paseo marítimo, mejor que mejor jajaja... También me gusta pasar tiempo con mi familia.

    Si le permitieran decretar una ley, ¿cuál sería?

    Una ley que regule a los perros de terapia y equipare sus derechos a los de los perros guía. Yo trabajo con mis perros de terapia y al no poder conducir por mi discapacidad, me he encontrado muchas trabas para poder moverme, para mí esto es una gran barrera, ya que no hay legislación alguna sobre esto. Para mí es un problema.