EN PRIMERA PERSONA: Fernando Forte, compositor y poeta

  • Boletín: BOLETÍN 142 mayo 2020

    Temática: Entrevistas Fernando Forte en el rodaje de la grabación del videoclip 'The reason I live for' | Reportaje gráfico: Michael ArceFernando Forte en el rodaje de la grabación del videoclip 'The reason I live for' | Reportaje gráfico: Michael Arce

    “Mi inspiración está en los sueños”

    Luis Gresa | Poeta y compositor letrista, Fernando Forte Mora (El Puerto de Santa María, Cádiz, 1965), es afiliado y vendedor de la ONCE en San Pedro de Alcántara (Málaga) desde hace 32 años. Bilingüe y católico, se reafirma, el autor de ‘Vivencias de poesía’ acaba de publicar su último videoclip con su canción ‘The reason I live for’, que interpreta su cantante de referencia Ana Galdeano. Mientras el mundo se detiene, aislado en su confinamiento, Fernando se inspira para convertir la tristeza que le rodea en un nuevo poema, en una nueva canción. Aún con miedos, el compositor malagueño da por hecho que el mundo que venga a partir de ahora será mejor. “Vamos a ser más humanos”, augura.

    Forte se declara un enamorado de la poesía de Lorca y Alberti

    ¿Cómo empezó su pasión por la poesía?

    Como soy de Cádiz siempre me han gustado la poesía y las rimas. He cantado incluso hasta en Carnaval.

    ¿Sus poetas de referencia?

    Rafael Alberti y Federico García Lorca.

    ¿Qué le atrae de ellos?

    Todo. De Federico cómo escribe y cómo rima y de Alberti igual. Además, tengo una vinculación especial con Alberti porque mi familia es de marineros y él habla mucho del mar. Por eso es uno de mis poetas preferidos.

    El mar es importante en su vida.

    Muy importante. Mi abuela era Antonia la Marinera, y mi abuelo siempre estuvo en la mar y murió en la mar el Día de los Inocentes. Mi última sevillana, que terminé la semana pasada y se llama ‘Recuerdos Lejanos’, habla de ello. Y la ‘Plegaria de un marinero’, que es una poesía de mi libro convertida en fado, orquesta de cámara y banda, es precisamente por mi abuelo.

    ¿Qué le aporta el mar?

    El infinito. Poder perderte en el mar, que no hay política ni políticos. Tú te vas al mar, te ves en medio del mar, y puedes tener 40.000 musas inspirables. No me gusta lo que hay dentro, por debajo, porque soy muy cagueta, pero sí lo que hay arriba, los paisajes que se ven desde el mar, las montañas.

    ¿Llegó la poesía antes que la música a su vida?

    La verdad es que sí. Lo primero que hice fue mi libro, ‘Vivencias de poesía’, que presenté en la FNAC de Málaga, en el Centro Cultural de San Pedro y en la ONCE de Marbella. Empecé con la poesía, pero te digo una cosa; mi inspiración está en los sueños. Freddie Mercury se acostaba y soñaba con algo, se levantaba y lo componía. De hecho ‘Bohemian Rapsody’ fue un sueño. Pues es lo mismo que me ocurre a mí.

    Se siente un poco Freddie Mercury.

    Más o menos –se ríe-.

    ¿También en lo musical es su referente principal?

    Sí, me encanta. Estamos en una época de reggaetón, de rap, que hablan palabras obscenas, no aptas para niños. Si traducimos la música de los ingleses nos daremos cuenta de la conciencia al escribir algunas de sus canciones no las porquerías que llegamos a escribir. Algunos claro, no todos.

    El estado de ánimo ¿influye más a la hora de componer un poema que una canción?

    La verdad es que sí. Ahora en este confinamiento estoy componiendo más. De hecho, tengo compuestos ya 22 temas, un sketch de cine ‘El restaurante’ y una obra de teatro que se llama ‘El desahucio’ de dos horas de duración, que me llevó a escribirla mis andaduras en las tablas con Arteatro y la obra ‘En un patio de Sevilla’ de la gran Felisa Rodríguez en la que actué como ‘Don Rogelio’, por lo cual cuento con la colaboración de los mejores en este campo también.

    ¿Todo lo ha compuesto durante el confinamiento?

    No, durante el confinamiento he compuesto una sevillana que se llama ‘Recuerdos lejanos’, y una canción que se llama ‘A dos metros de ti’, que es una bachata preciosa. Y recomiendo que la escuchéis porque el sentido de mi música no es en sí la música, sino el mensaje que da. No obstante, hay más composiciones e ideas en mi cabeza y el confinamiento ayuda en tiempo.

     

    “No me preocupa mi futuro porque tengo a la ONCE detrás”

    Forte protagoniza el videoclip de su canción con la actriz malagueña Marga Ferrer

    Y la venta del cupón ¿despierta en algún sentido su creatividad artística?

    Pues sí. La verdad es que tengo mucho tiempo para eso. Ten en cuenta que nuestro trabajo, y gracias a la ONCE –se interrumpe- que le estoy superagradecido porque se han volcado con mi libro y mi faceta musical. Cuando estás en la calle, tienes mucho tiempo, porque uno está atendiendo al cliente, pero el cerebro, si funciona como el mío, que funciona al mil por cien, no para. Por ejemplo, ‘Alma de noche’, de ‘Rock andaluz’, la compuse estando en el punto de venta. Mentalmente la pensé allí y luego la compuse.

    ¿Le preocupa el futuro como vendedor de la ONCE tras la pandemia?

    No porque sé que tengo una institución muy grande detrás mía. Sé que no nos va a dejar desamparados a nadie. Yo le digo a mis compañeros que no tengan ningún tipo de preocupación porque lo que consiga la ONCE no lo va a conseguir nadie.

    ¿Piensa que cambiará algo? ¿La forma de venta, el contacto con los clientes?

    Si. Van a comprar más.

    ¿Cree en el azar?

    La suerte es estar en el sitio justo en el momento adecuado. La suerte no se encuentra si no se busca.

    Y usted tiene la sensación de estar en el lugar adecuado en el momento oportuno.

    Yo creo que sí. Yo le agradezco todo a la ONCE porque si no fuera por la ONCE no sé dónde estaría ahora.

     

    “Vamos a ser más humanos”

    Forte confía en un futuro mejor tras el levantamiento del estado de alarma

    ¿Qué hay de personal en sus canciones y en sus poemas?

    En cada poema me desnudo por dentro. Conchi Andrada, a la que tuve el privilegio y el placer de presentar su libro ‘Con xalina al infinito’ en Sevilla y con los miembros del Alhoja y el Ateneo de Sevilla, me dijo en una ocasión que yo era el precursor de mi poesía porque no tenía igual. Es distinta a todas las poesías que se conocen. Mi editor dice que es poesía vanguardista, porque casi todos mis textos van con elegía andaluza: Yo la llamo el naif de la poesía. Y en mis canciones todo es personal, está toda mi vida, todo mi corazón y toda mi alma. Todo está ahí.

    Ana Galdeano, que es responsable de Voluntariado de la Cruz Roja de Málaga, pone voz a todas sus letras. ¿Todo lo que compone está hecho a su medida?

    Ana está haciendo ahora una gran labor al frente de Cruz Roja y encima me aguanta a mí. Tiene una voz muy, muy especial. Yo la llamo Malú dos. Malú me encanta. Pero yo es que tengo el estilo cambiado. Hago cualquier tipo de música. Soy autor de dos salsas, cuatro bachatas, una balada que se llama ‘Desengaño’, el ‘Rock andaluz’, un himno a la ONCE, un ritmo tropical, reggaetón tengo tres, tengo una orquesta de banda, ‘Plegaria de un marinero’ para orquesta y banda, una rumba, cuatro raps y una sevillana y algo más por ahí.

    The reason I live for’ rompe por tanto con toda su trayectoria.

    Es una balada en inglés y rompe con todo. Eso fue un sueño. Yo me acosté y estuve toda la noche soñando con ‘The reason I live for’. El videoclip lo protagoniza la actriz malagueña Marga Ferrer, que es una gran actriz de Marbella y una gran intérprete, todo un corto cinematográfico, dirigido por Alejandro Santaella con su ‘SchoolTraining’ de Málaga, a la que tengo gran afecto y consideración en sus trabajos; fotografía del gran fotógrafo Michael Arce; Herminia Lobón en vestuario de Batagglia; el equipo de maquillaje y la colaboración de Tomorrow’s Sound Productions que es mi productor musical  y Doblehstudio como mezclas y sonido de la canción. Y por supuesto tengo que destacar la desinteresada ayuda por parte de la figuración, a la directora del Gran Hotel Benahavís y al Ayuntamiento de Benahavís. da prestada. Este es el segundo videoclip después del primero que fue ‘Carta a mi amada rodado en Málaga, también cantado por Ana Galdeano, y protagonizado por dos niños, un servidor y señora, y dirigido por Jacobo Silbermann.

    Aspira a lo grande.

    Alejandro Santaella es un gran director de cine, muy grande, y está haciendo unos trabajos espectaculares habidos y por hacer, dentro y fuera de nuestro país. En mis pinitos artísticos yo empecé con la película El imperio del sol’, rodada en Jerez, en Trebujena, en 1987, que trabajé como extra primero, de los que se ven cerca de cámara, con Steven Spielberg y trabajé muchos días.

    Es usted ambicioso.

    No. Soy justo. Porque cuando alguien hace algo conmigo quiero reconocerlos a todos porque sin la colaboración de ellos nada sería posible.

    ¿Qué le aportan las artes marciales a las que es usted tan aficionado?

    Tranquilidad, seguridad y equilibrio tanto mental como físico.

    ¿Y cómo lleva el confinamiento en casa?

    Muy bien, la verdad es que muy bien porque tengo muchísimas cosas que hacer y que componer. Yo creo que el confinamiento se me va a hacer corto.

    ¿Qué lectura hace del mundo que nos va a quedar después de esto?

    Creo que nos vamos a quedar a dos velas –se ríe-. La parte mala es la económica, pero la parte buena es que vamos a ser más humanos. Nos vamos a acercar más y vamos a vivir el día como si fuera el último. Te das cuenta en momentos como este. Te acercas más a la gente, perdonas más, te acuerdas de la gente que le has hecho daño y ahora les darías un abrazo.

    ¿Tiene algún miedo Fernando?

    Muchísimo. A la muerte. Pero no a la muerte en sí. No me da miedo a morir, ni a lo que hay detrás de la muerte. Cuando murió mi padre en enero del año pasado el sacerdote en su homilía nos preguntó si preferimos creer que no hay nada después de la muerte y tener miedo y estar tristes toda la vida o creer que hay algo y ser felices toda la vida. Eso se me quedó grabado.

    ¿De ahí viene la fuerza de su fe?

    La fuerza de mi fe viene porque siempre he sido catequista. Yo conocí a mi mujer siendo catequista en El Puerto de Santa María.

    ¿Y no le defrauda la religión ante una situación como la que vivimos?

    El sentido común mío dice: Si hubiese Dios arreglaría todo esto al ver nuestro sufrimiento. En otro sentido diría que la tierra o el planeta ha ejecutado una respuesta contra nosotros y ha dicho; ustedes qué, ¿me estáis descuidando? Pues voy a hacer algo para que no me descuidéis y os deis cuenta de que yo soy muy importante. Eso es lo que quiero que entendamos, que una pequeña, pequeña partícula viral ha hecho temblar la tierra.

    ¿Qué será lo primero que haga cuando se levante el estado de alarma y el confinamiento?

    Dar muchos besos y muchos abrazos. Y bailar. Yo nunca había bailado y ahora bailo salsa y bachata con los grandes Juanma y Angy y Carlos y Encarni en la Escuela Venybaila de San Pedro de Alcántara, que han hecho que este rígido palo baile.

    Brindis de Fernando Forte con la actriz Marga Ferrer