EN PRIMERA PERSONA: Cristina Calleja, jefa de Sala de 'No veas'

  • Boletín: BOLETÍN 121 junio 2018

    Temática: Entrevistas Cristina Calleja reconoce que tiene debilidad por la tortilla de patataCristina Calleja reconoce que tiene debilidad por la tortilla de patata

    “Los clientes no se creen que soy ciega”

    L. G. | Cristina Calleja (Barcelona, 1992) ha cumplido ya su segundo año como jefa de Sala en ‘No veas’ de Sevilla, un espacio de experiencias gastronómicas, pionero en su oferta, que permite al cliente disfrutar del sentido del gusto completamente a oscuras. Residente en Utrera (Sevilla) desde 2006, a los 17 años se quedó ciega en un mes, por un problema hereditario, estando estudiando en el CRE de Sevilla. Hoy es una joven feliz entregada a la responsabilidad de dirigir un restaurante muy, muy especial. 

    Usted perdió la vista a los 17 años prácticamente en un mes, ¿cómo se supera una situación de esa envergadura a esa edad?

    Pues al principio es muy complicado. Yo era un adolescente vivía en un pueblo muy pequeño, Alanís de la Sierra, y no tenía amigas, pero mis padres me ayudaron a superar esa situación.

    ¿Qué fue lo más duro?

    Lo más duro de todo fue a la hora de salir de casa porque no asimilaba que tenía que coger el bastón y mis padres tenían que acompañarme a todas partes porque no me atrevía a salir sola. La impotencia, el miedo a poder salir con mi hermano. Yo tengo un hermano pequeño y cuando perdí la vista él tenía tres años, y para mi en esa época, él era todo lo que giraba a mi alrededor.

    Después vino el colegio de la ONCE. ¿Allí hubo un punto de inflexión en su vida?

    Si, bueno, cuando yo entré en el colegio de la ONCE todavía veía. Perdí la vista después de entrar en el colegio. A mi la ONCE me ha ayudado con adaptaciones a la hora de estudiar, he tenido un profesor de apoyo para hacer mis asignaturas. Al año, o menos de un año, ya lo pude asimilar porque estuve haciendo atletismo y la verdad es que me ayudó bastante, y el goalball también. A raíz de ahí pensé, o asimilo que me he quedado ciega, o nunca voy a avanzar, así que lo afronté y decidí pedir un perro guía cuando cumplí los 18 para poder ser totalmente independiente.

    ¿Cómo llega a ‘No veas’?

    Me apunté a la bolsa de empleo de la ONCE y Julio del Zapatero me ayudó a encontrar este puesto de trabajo porque los de la empresa ‘No veas’ se pusieron en contacto con la ONCE y gracias a mi perfil entré en el restaurante. Tuve la ayuda de un Técnico de Rehabilitación y orientación sobre la movilidad en mi puesto.

    Después de dos años trabajando en este restaurante, ¿cómo valora la experiencia?

    Para mi es un sueño porque nos han dado la oportunidad    de poder trabajar de camarero, y yo me lo paso super bien. .

    ¿Cómo resulta la experiencia de comer a ciegas en un restaurante totalmente a oscuras desde la perspectiva del cliente?

    Al principio impacta  un poco porque la recepción tiene luz y cuando entran al pasillo y ven que se pone todo a oscuras se ponen un poquito nerviosos porque no se ve absolutamente nada. Una vez que me presento y les voy dando indicaciones se van relajando y quitando los nervios, y cuando se sientan ya se sienten mejor porque ya se pueden orientar mas o menos. Yo siempre les doy referencias para todo y que la experiencia les sea mas fácil y divertida    

     ¿Les agobia mucho comer así?

    Al principio un poco porque  a veces se piensan que va a ver un poco de luz pero nunca es asi . cuando se ven a oscuras, se ponen nerviosos. Pero una vez sentados ya se ubican y disfrutan de la cena y se les olvida que están comiendo a oscuras se dan de comer y brindan incluso  

    ¿Responde a las expectativas generadas? ¿Encuentran lo que buscan?

    Muchos me dicen que han experimentado la comida de una manera que les ha sorprendido. Por las texturas y sabores que no podían identificar.

    Ser ciega en ese contexto debe ser un plus añadido. Usted juega con ventaja respecto al resto de sus compañeros, ¿es así?

    Yo creo que es mejor trabajar siendo ciega porque –yo, que he visto-, no estás pendiente de la vista. Usas el sentido de la orientación y el oído para poder orientarte por aquí dentro. Y con respecto a mis compañeros ellos trabajan con luz y su labor es mas visual sus circustancias son diferentes a las mias yo trabajo en unas condiciones de oscuridad total y es mejor que no estes acostumbrado a usar la vista y ellos trabajan con luz y hacen tareas mas visuales.

    ¿Qué es lo que le resulta más complicado de su trabajo y qué le parece más fácil?

    Lo más complicado... en realidad hay pocas cosas. Al principio tenía un poco de miedo el tema de la orientación porque era una sala grande con mesas y me preocupaba el tema de llevarles bien a su sitio. Pero con el tiempo y la experiencia voy mas rápida mas segura y relajada. Y lo que mas me gusta es que puedo ser yo misma en todo momento.

    ¿Alguna vez se le cayó la bandeja?

    No. Yo llevo un carrito para poder atender más cómodamente y  rápido.

    ¿Con qué disfruta más?

    Lo  que mas me gusta es cuando interactuo  con ellos cada pareja o grupo es diferente todos  disfrutan de la cena a y yo con cada uno de ellos. No solo lo pasan bien sino que todos nos divertimos.

     

    “La cocina del futuro debe fomentar más el sabor”

    ¿Y cómo reaccionan sus clientes cuando conocer que les está sirviendo una persona ciega?

    Al principio no se lo creen porque como voy tan rápida a la hora de servirles los platos y la orientación no se creen que soy ciega. Me dicen, llevas gafas de visión nocturna, y les digo; “No, no, no veo nada”. Bueno, se lo tienen que creer porque es la realidad.

    Le habrán pasado muchas anécdotas en estos dos años. ¿Alguna situación surrealista que haya tenido que afrontar?

    Una vez vino una pareja y uno de ellos tenia una escúter , yo pensaba que era una silla de ruedas normal y cuando fui a buscarlo  empece a buscar las asas de la silla y me di cuenta de que no tenia   y empece a tocar todo el escúter y por fin las encontré no se quien se rio mas si yo o el cliente .  pude llevar al cliente  a la sala pero iva todo el rato pisándome los pie con la rueda s. Fue una experiencia  para ambos pero una vez colocado disfruto  totalmente y quedo en una buena. Anécdota. 

    ¿En alguna ocasión ha tenido que soportar alguna impertinencia?

    No, la gente la verdad es muy considerada, saben a donde van, y en todo momento son educados y se lo pasan muy bien.

    Vivimos en un entorno muy cambiante, ¿cómo cree que debe ser la cocina del futuro?

    Pues creo que debería fomentar más el sabor -a veces lo importante no es lo visual, sobre todo para nosotros-, y creo que debería jugar más con los olores y los gustos. Nosotros jugamos ccon el gusto y el olfato, estamos haciendo algo que no hacen otros restaurantes que es poner a prueba los sentidos . Eso puede servir de ejemplo en el sector de la hostelería.

    Programas como Masterchef han tenido un impacto muy positiva en el ámbito de la hostelería, ¿se plantea el salto a los fogones?

    Me lo estuve planteando la verdad, pero me gusta más el trato con la gente, escuchar los comentarios y ayudarles más que la cocina. Pero el hecho de ser ciega no me frena. A mi la cocina me relaja muchísimo, no me estresa.

    De hecho, tiene un Canal de YouTube propio en el que cuelga vídeos de cocina. ¿Qué aporta su canal?

    Imaginación a la hora de mezclar los sabores. Mi canal es muy accesible para que las personas ciegas puedan cocinar.  hay muchos canales de cocina pero yo busco la adaptación para que todos podamos cocinar  o intentarlo jeje .

    ¿Cuál es su plato preferido?

    Me gusta muchísimo la pasta.

    Y de la gastronomía andaluza, ¿con qué se queda?

    Me encanta la tortilla de patata

    ¿Qué es lo más importante para seducir en la mesa?

    Un ambiente tranquilo, agradable, ser cercano con el cliente escucharlo y sobre todo tratar de que salgan complacidos.

    Cristina Calleja en la sede de 'No veas'