EN PRIMERA PERSONA: Andrés Sánchez, maestro de apoyo de la ONCE en Jerez de la Frontera

  • Boletín: Boletín 113 octubre 2017

    Temática: Entrevistas "Soy partidario de los deberes justos", dice Andrés Sánchez en esta entrevista"Soy partidario de los deberes justos", dice Andrés Sánchez en esta entrevista

    “Yo prohibiría los móviles de las aulas”

    Con la experiencia que ya acumula, un nuevo curso escolar ¿es una ilusión renovada?

    Sí, por supuesto. Cada vez que viene un curso comenzamos con fuerzas nuevas y con ganas de seguir trabajando.

    Está a punto de cumplir 30 años como profesor de apoyo de la ONCE, la enseñanza integrada para los alumnos ciegos es una realidad. ¿Ese es el gran cambio, la gran contribución de la ONCE en estas tres décadas?

    Sí, es algo fundamental la labor que la ONCE y el cambio que la misma ONCE ha hecho con respecto a la educación. Ahora facilitamos que todos los alumnos puedan disponer de sus medios, sus materiales y su apoyo para poder realizar sus estudios en todas las edades.

    ¿Y cómo han ido evolucionando los profesores y los alumnos? ¿Cuál es el principal cambio que se ha producido?

    La mayor parte del cambio nos la ha ofertado la tecnología. Al principio empezábamos a enseñar con una pauta rápidamente. En mi caso, empezamos con la Perkins y ahí nos enganchamos durante un tiempo. Ahora mismo chavales de cinco años ya empiezan a tocar la línea Braille en las primeras investigaciones que se están haciendo. Ya es fácil encontrar niños de 5º de Primaria o de 6º utilizando su ordenador. Hablo de niños ciegos, dentro del aula.

    ¿Cuál es el trabajo que realiza el grupo ACCEDO?

    En el grupo ACCEDO nos encargamos básicamente de realizar investigaciones para luego poner en práctica todo lo que podemos facilitarles a los diferentes alumnos. Probamos diferentes aparatos y diferentes medios, vemos lo que realmente es válido para nuestros alumnos y lo que al final pensábamos que sí pero no pudo ser. Además de eso asesoramos a diferentes páginas web, a plataformas y a centros.

    Y los padres, su papel es fundamental. ¿Cree que ha cambiado su perspectiva, su implicación en la educación de sus hijos?

    Los padres sí es verdad que están más implicados. Antes estaban más preocupados de, digamos, la enfermedad que su hijo tenía y que estaba provocando la deficiencia visual, pero ya van comprendiendo más, porque estamos trabajando con los niños desde más pequeños, desde que lo detectamos, y van aprendiendo que lo primero que tienen es un niño y que además tiene una característica. Al poder empezar a trabajar con nosotros antes se les va asesorando y guiando en los pasos que tienen que seguir. Están más pendientes de que tienen un hijo antes que tienen una persona con ceguera.

    ¿Cómo ha sido su proceso de transición, digamos entre el sistema tradicional de enseñanza y las nuevas tecnologías que se han adueñado de ese espacio?

    Lo que ha promovido es que estés constantemente, siempre dentro de tus límites porque no pasas de ser un maestro, cogiendo y preocupándote de todo lo nuevo que va saliendo y extraer de eso lo que tú creas que puede servirle a tus alumnos. Probar muchas cosas que luego te das cuenta que para ti era muy claro que iban a servir pero sin embargo el niño te pone en tu sitio y te dice “oye esto pues no”. Hay que volver, hay que seguir, hay que insistir hasta que vamos buscando cosas que sirvan para ellos.

    ¿Y cuánto está cambiando la tecnología la forma de enseñar, la vida en las aulas?

    La forma de enseñar sigue siendo la misma. Es buscar en el niño que pueda coger y entusiasmarse con lo que tiene e ir avanzando. Por mucha tecnología que pongamos que el niño toque es lo principal. La tecnología es mucho de lo que nos ha cambiado pero realmente es algo que nos facilita pero la base está en el día a día, en la calle, en la casa del niño y no todo en la tecnología. La tecnología nos ha ayudado y hacemos cosas de manera diferentes pero lo que el niño debe conseguir a nivel de pasos y etapas es lo mismo.

    A su juicio, ¿cuál sería el principal riesgo que afronta un alumno con discapacidad visual en la Andalucía de 2017? ¿El riesgo que conlleva las nuevas tecnologías?

    El riesgo es el reto de su entrada al mundo laboral que es básicamente donde aún tenemos grandes dificultades. Si es verdad que tenemos acceso a las nuevas tecnologías pero no podemos obviar que el acceso no exactamente igual. Es un campo que se les ha abierto y que pueden realizar siempre que las plataformas y páginas donde nos movamos sean accesibles, que es el gran reto que tenemos ahora.

    Legislatura tras legislatura nuestra clase política se declara incapaz de consensuar un modelo educativo duradero, ¿qué falla?

    A mí me parece que ellos piensan más en sus partidos y en sus intereses que  en llegar a un consenso entre todos y tomar una vía educativa que sea coherente y que vayan todos a una.

    ¿Es usted partidario de más o menos deberes?

    Yo soy partidario de los deberes justos. Nuestros alumnos tienen más dificultades, tanto el deficiente visual como el ciego, en hacer esos deberes por lo tanto tiene estar muy claro cuáles son los justos que necesitamos para ellos y no atiborrarlos a deberes, pero sí que sean unos deberes que realmente le vayan a dar al niño el aprendizaje que necesita.

    Los móviles ¿han hecho mucho daño en las aulas? ¿Los prohibiría en las aulas?

    Yo sí. Me parece muy bien el móvil pero el móvil se apaga justo cuando llegamos al centro y el móvil se enciende al salir del centro. Ni siquiera en los recreos los permitiría.

    ¿Se ha desprestigiado mucho la figura del maestro?

    No está suficientemente reconocida. Si es verdad que hemos llegado a una sociedad en la que todo el mundo opina, que todo el mundo tiene su punto de vista y lo único verdadero es su punto de vista. Hay gente que opina con criterio y otra que opina sin demasiado criterio.

    Díganos para terminar, ¿cuál es en su opinión el manual del buen maestro?

    Todo maestro debe ser cordial con sus alumnos,  cercano, paciente, entusiasta,  humilde, reflexivo, y en nuestro caso con gran imaginación para resolver problemas al instante, capacidad de trabajo y mucho sentido común.

    Andrés Sánchez en ONCE respuestas

    "El principal cambio educativo en los últimos años ha sido el tecnológico", sostiene Andrés Sánchez

    Díganos el nombre de un profesor que le marcara de por vida y por qué.

    Antonio Bedoya, mi profesor de Matemáticas en el Instituto Padre Luis Coloma de Jerez. Me dio ánimos y un gran apoyo para que volviera a estudiar y en concreto optara por magisterio. 

    ¿Cuál es la asignatura con la que más disfrutó y la que más se le atragantó cono estudiante?

    Me gustó mucho Matemáticas y se me atragantaba Historia.

    ¿Alguna manía confesable como profesor?

    Puntualidad.

    Ser tan perfeccionista y tan constante ¿tiene más ventajas que inconvenientes?

    Hay que dejar también un rato para el humor y para ser más flexible.

    Le encanta viajar, ¿cuál es el país que más le ha sorprendido y el que más le ha decepcionado?

    Sorprendido Polonia y decepcionado Alemania. Polonia porque después de tantos años sin ser Polonia tienen una gran identidad y además la riqueza de la gente. Alemania me decepcionó porque yo esperaba más, la gente es muy fría, costaba conectar con ellos, quizá iba con demasiadas expectativas.

    Jerez es la capital del mundo para usted.

    Bueno, por lo menos del motociclismo ¿no?

    Ha hecho vela, equitación, ciclismo, es usted un todoterreno. ¿Qué le falta por hacer?

    Pues... me hubiera gustado hacer más cosas pero bueno. Yo creo que los deportes que me gustaban si he podido practicarlos. No los practico todos actualmente pero en épocas de mi vida si he disfrutado mucho con esos deportes.

    Y los 80 ¿le marcaron mucho?

    Sí, los 80 permitieron el desarrollarme como persona y vivir esa época tan bonita que fue.

    Díganos una canción, un cantante para siempre.

    Joaquín Sabina, ‘Quién me ha robado el mes de abril’.

    ¿A quién le daría un sobresaliente y a quién su suspenso?

    Sobresaliente a mi mujer y suspenso no creo que nadie se lo merezca.

    ¿Y cuál es su asignatura pendiente?

    Continuar estudiando, continuar investigando, continuar... continuar.