EN PRIMERA PERSONA: Alicia Gallego, activista; "Ser feminista es luchar por la igualdad"

  • Boletín: BOLETÍN 103 noviembre 2016

    Temática: Entrevistas Alicia Gallego, en MálagaAlicia Gallego, en Málaga

    “Ser feminista es luchar por la igualdad”

     

    ¿Somos una sociedad todavía machista?

    Sí, todavía tiene mucho que trabajar la sociedad en ese tema. En lo laboral y en lo social sigue habiendo mucho machismo.  es muy difícil conseguir una sociedad  igualitaria donde no exista el machismo por la educación que tenemos de hace años.

    La violencia ¿comienza de alguna forma en el machismo implícito de la sociedad?

    Creo que sí, si hablamos de violencia de género sí. Socialmente  el hombre tiene más poder que la mujer , es superior  y la mujer siempre tiene que estar sumisa al hombre, los inicios del machismo y de la violencia empiezan así.

    Cree que la gente joven ¿sigue reproduciendo modelos del pasado?

    No creo que la gran mayoría pero una parte minoritaria si, todavía se sigue viendo, incluso en generaciones nuevas de ahora, de 13 y 14 años todavía sigo viendo actitudes machistas.este es un tema que se tendría que tratar en los centros educativos, como cualquier otros  temas.

    ¿Qué cambio percibe respecto a  la violencia de género?

     Antes habÍa muchísima más violencia y la mujer estaba más sumisa al hombre. Creo que  con el paso de los años  y la evolución en este tema de las nuevas generaciones la mujer se ha ido empoderando más, tomando decisiones y quitándose esos miedos , no tolerando ciertas actitudes machistas del hombre hacia ella.

    ¿Cómo comenzó su vinculación con los grupos feministas de Málaga?

    Bueno, llevo poco tiempo en Málaga, llevo apenas dos años. Empecé porque mi pareja, curiosamente hombre, está en grupos feministas y lucha por esa igualdad de género y a partir de ahí empecé a interesarme en la lucha por la igualdad de género. hasta entonces mi lucha  estaba enfocada a la igualdad e integración de las personas con discapacidad, que era lo que mas me afectaba personalmente, una vez superadas estas barreras, me dí cuenta que también tenia otras dificultades dsocialmente porel echo de ser mujer, con lo que mi lucha actual podría decirse que es  lucha por la igualdad e integración de las mujeres  con discapacidad.

    ¿Por qué cree que hay tan pocos foros masculinos por la igualdad?

    Es un tema todavía difícil para los hombres. Se confunden términos, la terminología adecuada. El feminismo parece lo contrario al machismo y eso creo que echa un poco para atrás. Aparte también es difícil que un hombre luche por esa igualdad y que se implique de esa manera, aunque cada vez conozco más grupos de hombres que luchan por esa igualdad. Personalmente  puedo decir que tanto en lo social como en lo laboral tengo la suerte de estar rodeada de hombres que no tienen actitudes machistas  y que si siento que están de una manera u otra luchando por esa igualdad.

    ¿Qué es ser feminista en la Andalucía de 2016?

    Para mi ser feminista es luchar por la igualdad de género, todos somos personas independientemente del género que tengamos. Y esa igualdad significa que todos tenemos derechos y obligaciones independientemente del sexo que seamos. Para mi es eso, preo creo que en la sociedad hay mucha confusión sobre ese término todavía. Feminista suena contrario a machista y no es así existe el término hombrista que si es lo contrario al machismo, un hombrismo.

    El modelo reivindicativo de Femen, con activistas desnudas y frases escritas en sus cuerpos le incomoda o le resulta efectivo.

    Tan poco hace falta llegar a esos extremos. No me incomoda, pero tampoco lo haría, no lo creo necesario y por lo visto, no es tan efectivo.

    ¿Le irrita que la sociedad no se rebele contra la violencia de género?

    Mucho, muchísimo y me irrita también mucho la forma de transmitir las noticias algunas veces. Porque creo que no se le da la importancia que realmente tiene y no llega el 100% de la información que debería de llegar.

    Precisamente la presidenta de la Subcomisión de Violencia de Género del Consejo General de la Abogacía Española, Filomena Peláez, comentaba días atrás que el asesinato de una mujer impresiona pero es muy evanescente el efecto que causa.

    Estoy totalmente de acuerdo Es eso, otro caso más de violencia de género, venga lo vamos registrando, y no se le da la importancia que tiene. Además se habla de “muere una mujer” y no es ASÍ, es un asesinato. Asesinan a una mujer que no es lo mismo.

     

    “Hay que trabajar más en las aulas para concienciar más”

     

    ¿Ve a la clase política muy alejada de la realidad social de este país en este contexto?

    Se hacen cosas, se intenta mejorar, pero creo que está alejada, falta mucho todavía.

    ¿Que más pueden hacer las administraciones y la sociedad en su conjunto?

    No digo que no hagan lo suficiente. Evidentemente la mujer cada vez está más protegida, hay alertas, centros de acogida para mujeres que han sufrido maltrato, pero hace falta más, desde luego un mayor consenso y conciencia de todos como un problema de Estado, y mayor implicación de todos en la lucha. También creo necesario, como ya he dicho anteriormente trabajar en  centros educativos con  los  jovenes de nuestra sociedad  con talleres educativos sobre igualdad  y violencia de género.

    ¿Cómo se conciencia más?

    Con anuncios no se consigue mucho. Supongo que trabajando mucho con el colectivo. Se trabaja muy poquito en el ámbito educativo. Debería de tratarse mucho en las aulas porque ese va a ser el futuro. Ahí pueden estar los futuros maltratadores o las futuras mujeres maltratadas y habría que trabajar más ahí desde pequeñitos para conseguir muchísimo más.

    Entre amigos ¿se consiente mucho todavía, no cree?

    Bueno, creo que cada vez menos, al menos en mi círculo, la verdad es que cada vez se consiente menos. Tampoco tenemos que ser tan radicales, yo también hago chistes sobre hombres, yo soy la primera que salto ante un comentario machista, no lo paso por alto, pero sin ser tan radicales.

     

    Alicia Gallego en once respuestas

    Me gusta la adrenalina del riesgo

     

    ¿Cuál fue la última acción machista que ha recriminado?

    El ir por la calle paseando tranquilamente y tener que aguantar que varios hombres te empiecen a decir cosas que para ellos pueden ser halagos pero para mí no lo son.

    ¿Y la última manifestación a la que acudió?

    La última manifestación contra la violencia de género que se hizo aquí en Málaga. Después del acto que tuvimos en la ONCE me fui a la manifestación, el año pasado, porque este no pude.

    Ha sido usted monitora de vacaciones sociales de la ONCE y animadora sociocultural en la Delegación Territorial. Dígame un lugar para perderse y una actividad para desconectar que no sea el deporte.

    Guau! Un lugar para perderme? La montaña, la Sierra Norte de Sevilla, ahí me perdería. Y una actividad? Creo que sentarme a escuchar un libro.

    Pues ya que lo cita, dígame un libro que le haya marcado y una película que le haya gustado

    Ensayo sobre la ceguera’, de José Saramago, y ‘El mundo es nuestro’, de Alfonso Sánchez y Alberto López.

    Sevilla y Málaga viven ahora un idilio institucional, ¿usted lo percibe de alguna manera?

    Hombre sí. Yo aquí no llegué diciendo que venía de Sevilla, decía que era de un pueblo, pero sí, sí que se percibe un poco  la verdad.

    Dígame lo mejor y lo menos bueno que se le ocurra de los sevillanos y los malagueños.

    Lo mejor de los sevillanos que les gusta mucho una jarana y montar una fiesta, lo peor que son muy picaos y les gusta resaltar que son mejores que otros sitios. Y lo mejor de un malagueño, su carácter, al contrario de lo que puedan decir algunos, me gusta su carácter, y lo peor, que también les gusta compararse mucho.

    En su altar quien figura antes ¿Simón de Beauvoir o María Zambrano?

    María Zambrano, que es de la tierra.

    El fútbol ¿le ha hecho mucho daño a la igualdad?

    Yo creo que sí. Es un mundo de hombres y se mueve el machismo. Me sorprende y me choca que cuando ves a dos hombres abrazados o besándose se comente y cuando ocurre en el fútbol entonces no pase nada.

    Ha vivido intensamente la experiencia de un proyecto internacional en Brasil. ¿Qué aprendió allí?

    Aprendí a sentirme segura, a sentir que podía ser autónoma e independiente. De ese viaje vine más fuerte y más empoderada como mujer y cogí autoestima como mujer con discapacidad.

    ¿Se enfada mucho cuando ve que cualquier medalla olímpica abre todos los telediarios y las paralímpicas van todas a la cola de los informativos?

    Sí bastante. Y me enfada que televisen tanto unas Olimpiadas y las Paralimpiadas no, cuando para mí son igual por igual. Es deporte independientemente de la modalidad que sea.

    ¿Arriesga mucho cuando escala, que es una de sus pasiones? ¿Le gustaría subir algún día al Everest?

    Claro, me encantaría. Y claro que arriesgo porque la sensación que me gusta cuando escalo es la adrenalina del riesgo.