EN PRIMERA PERSONA: Valentín García, periodista, un héroe frente al cáncer

  • Boletín: BOLETÍN 124 octubre 2018

    "Me ha reconciliado el #YoMeCuro@ en Twitter con la gente", sostiene Valentín García | Foto: Cristina Cornejo"Me ha reconciliado el #YoMeCuro@ en Twitter con la gente", sostiene Valentín García | Foto: Cristina Cornejo

    “Antes tenía más respuestas, ahora tengo más preguntas”

    Cristian Díaz | Luis Gresa | Valentín García (Madrid, 1967), periodista, hombre de radio, comenzó su carrera profesional en Radio Sevilla, en la Cadena SER, y hoy es una de las voces referentes de Canal Sur Radio. Es de Triana, su Sevilla desde hace 24 años. A finales del año pasado le descubrieron un tumor de pulmón que resultó ser un cáncer con metástasis, una batalla en la que sigue inmerso, y que está venciendo a fuerza de voluntad, de mucho cariño, y de compartir esa lucha personal en una campaña #YoMeCuro que se ha convertido en un fenómeno de masas. Ese empeño le ha merecido el Premio Solidarios ONCE 2018.

    Qué minúsculo debe verse el párrafo que copió Pedro Sánchez en su libro o el máster que le regalaron a Pablo Casado en su situación, ¿no? ¿El mundo se ve muy pequeño desde la perspectiva del cáncer?

    “Pues se ve como una auténtica chorrada. Estamos rodeados de cosas que no tienen ninguna importancia, ninguna trascendencia, cosas de las que nos vamos a olvidar en cuestión de semanas porque no llevan a ningún lado. Tampoco quiero decir que estemos hablando todos los días en los medios de comunicación de la vida, de la muerte, de cuestiones como la fe o la identidad. No es eso. Y si hay un gobernante que mete el cazo, hay que contarlo. Pero sí es cierto que cuando uno ve la muerte de cerca y resitúa un montón de valores: la familia, los amigos, el dinero, el espacio, tu trabajo..., ve que un montón de las cosas de las que hablamos no tienen ninguna importancia”.

    El #YoMeCuro se ha convertido en un fenómeno de masas en las redes. ¿Esperaba esta reacción social tan masiva?

    “No, no porque yo lo hago solo en casa y como una salida natural. A mí me gusta comunicar, necesito esa función de enviar un mensaje y tener una respuesta. Esperaba que fuera, si te hablo desde el punto de vista cuantitativo, como, una décima parte. Y desde luego, desde el punto de vista cualitativo, no podía imaginar la calidad de la gente y las cosas que me iban a llegar. ¡Imposible!”.

    ¿Ha descubierto algun lado de la sociedad desconocido?

    “Ya lo creo que sí porque, además, #Yo me curo’ es algo que vive, fundamentalmente, en Twitter, que es, seguramente, uno de los lugares más hostiles que hay. En ese sitio hostil me encuentro con gente maravillosa. A mí me ha reconciliado el #YoMeCuro en Twitter con la gente”.

    El titular dramático que le dan, tiene cáncer y tiene metástasis, ¿cómo se digiere eso?

    “No sé si está digerido o está colocado. Te llevas un palo muy gordo. El suelo desaparece literalmente debajo de tus pies y no sabes ni por dónde andar ni cómo reaccionar porque es una cosa muy grande y llena de miedos. Yo me imagino que, a partir de ese momento, todo depende de con quién estás, quién es tu entorno, y a quién se lo vas a contar. Yo tengo la suerte de tener un entorno familiar excelente. Tuve la suerte de que la tarde que me dijeron que tenía cáncer estaba con Cristina, mi novia, e inmediatamente tuve una reacción de cariño, de colchón, y de mucho sentido común. Poquito a poco, fui encajándolo”.

    ¿Por quién sintió más miedo al recibir la noticia?

    “Por mis hijos. Tengo dos hijos de 17 y 14 años que son discapacitados intelectuales. A mí, el miedo es a la muerte, pero yo ese miedo a la muerte no era tanto por mí, sino es miedo o preocupación, todo junto, por la suerte de mis hijos”.

    ¿Su perspectiva con respecto a la fe ha cambiado en algún sentido?

    “Mi mirada ahora es otra. Es más generosa, más amplia, más comprensiva y también tiene muchos más interrogantes. Digamos que me ha complicado la existencia. Antes tenía más respuestas, ahora tengo más preguntas”.

    ¿Qué ha sido lo más gratificante y lo más decepcionante en todos estos meses?

    “Lo más gratificante, sin duda, ha sido la gente. Y decepcionante... no he encontrado nada que me haya decepcionado, no. He tenido momentos muy duros, pero como decepcionante, no”.

    ¿Cuál es el primer capricho que se va a dar cuando remitan de una vez los efectos de la quimio?

    “Tengo unas ganas de que eso me pase... Porque los efectos de la quimio duran mucho y todavía noto el sabor de la quimio en la punta de la lengua. Menos que antes, pero lo sigo notando. Creo que, seguramente, me vaya a comer un chuletón de buey o un buen trozo de atún...”.

    “Voy a vivir en una situación de deuda permanente”

    ¿Cuántas vidas necesitaría para cumplir todos los objetivos que se ha marcado en su blog?

    “Son muchos y, encima, le pedí a la gente que me diera ideas y lo han multiplicado por cinco. Me harían falta muchas vidas, pero fíjate que no tantas porque el denominador común de todas las cosas que yo proponía y las propuestas que me ha hecho la gente, la gran mayoría son gratis. La gran mayoría no se pueden comprar. No se pueden pagar. Eso es maravilloso”.

    ¿Ha comenzado a poner en práctica alguno?

    “Todavía no me ha dado mucho tiempo. Sí, algunas llevo mucho tiempo. Intentar ser mejor persona, que es muy difícil porque tampoco te creas que por tener cáncer uno se vuelve un santo. Incluso, el estar tan mimado, aunque sea de una forma inconsciente, te convierte en un poquito tirano y un poco mimado de más. Lo que me harían falta no son cien, sino mil vidas para devolver todo lo que la gente ha hecho por mí. Como eso no va a ser posible, yo, de aquí al día que me muera, voy a vivir en una situación de deuda permanente. Esa tiene que ser mi actitud, de deuda y agradecimiento permanente: a la gente que conozco y han estado a mi lado, y a los que no conozco y han estado a mi lado y nunca voy a conocer”.

    Esta situación personal ¿le ha descubierto algo de la radio como oyente?

    “Yo echo mucho de menos la radio. Me lo paso muy bien trabajando y con mis compañeros y tengo una suerte de trabajar en un gran medio de comunicación como es Canal Sur Radio. He escuchado mucha menos radio de la que he tenido oportunidad porque eso no lo he llevado bien. Tampoco he visto nada de televisión. En estos nueve meses que llevo de baja habré visto dos o tres películas, pero de tele y programas, muy poco. Lo que sí he hecho, sobre todo, es meterme en internet y empezar a navegar. Empezar en un sitio y acabar en vete tú a saber que... Es una maravilla”.

    “A la radio le sobra ideología de partido”

    ¿Se hace buena radio en España?

    “Yo creo que se hace una radio de enorme calidad, tanto la de entretenimiento como la radio informativa. Tenemos el defecto de estar muy polarizados, desde el punto de vista ideológico. Es un problema de todas las empresas de comunicación, pero, quitando ese problema que hay que señalarlo, hay que decirlo y, ojalá, se pudiera erradicar, lo demás es de una radio potentísima”.

    ¿Qué le sobra y qué le falta a la radio?

    “Le sobra ideología de partido. Le falta independencia y le falta dinero. Le faltan medios. Le falta tener una financiación, un músculo económico más potente. En cuanto vuelve el dinero a la radio se hace radio mucho mejor porque la radio buena es cara. Aquellas emisoras y aquellos comunicadores que están apostando por una radio más trabajada, es decir, más cara, a medio plazo, se lo están llevando porque a la gente le gustan las cosas bien hechas”.

    ¿Se informa bien sobre el cáncer o hay muchos reparos todavía en afrontarlo de frente?

    “Hay muchos reparos Los hay... Seguimos diciendo larga enfermedad, penosa enfermedad y seguimos con el problema que tenemos los periodistas, que tenemos cuatro ideas y de ellas dos equivocadas sobre algún tema. Del cáncer habría que hablar con más conocimiento porque es una enfermedad que está con nosotros, que la proyección es que los casos vayan aumentando, no las muertes, pero sí los casos. Por lo tanto, merece la pena que todos tengamos mejor formación para poder hacer una mejor información sobre el tema”.

    ¿Qué ha significado para usted este Premio Solidarios de la ONCE?

    “Ah, es una cosa muy, te haría una lista de centenares de muys, importante porque es algo que no tiene nada que ver con mi profesión y es algo que ha surgido cuando estoy haciendo una cosa que es un empeño personal, más que profesional, que es el #YoMeCuro y me encuentro con ese reconocimiento. Nunca me podía esperar que el #YoMeCuro un reconocimiento en forma de premio y, encima, un premio de esta magnitud. Estoy encantado. Estoy ilusionadísimo y estoy, además, orgullosísimo... Y voy a chulear de premio, pero vamos... todo lo que quiera y más.

    Un momento de la entrevista con Valentín García, realizada en Granada, el mismo día en el que recibió el Premio Solidarios ONCE 2018