EN PRIMERA PERSONA: Lidia Parra, fisioterapeuta pediátrica

  • Boletín: BOLETIN 120 mayo 2018

    "La empatía es el primer valor del fisioterapeuta", sostiene Lidia Parra | Foto: Agathaphoto"La empatía es el primer valor del fisioterapeuta", sostiene Lidia Parra | Foto: Agathaphoto

    “El fisioterapeuta debe entrar en el aula”

    L. G. | Lidia Parra (Madrid, 1979) es codirectora del Centro Interactúa en Almería, un centro de atención temprana y desarrollo infantil, desde donde se atiende a 140 de familias, niños con daño neurológico, muchos de ellos afiliados a la ONCE, como ella, así como niños con trastorno del espectro Autista, Enfermedades Raras o Retrasos en el desarrollo. Allí ejerce una profesión que le apasiona y se empeña por educar en la diversidad. Fue paralímpica en los Juegos de Sídney 2000 como ciclista en tándem y desde entonces no ha abandonado un espíritu de superación constante en su vida.

    Usted estudió Magisterio en la Universidad de Granada, ¿cómo llega a la Fisioterapia?

    Hice Educación Especial, y mientras estudiaba, estuve en al ONCE haciendo prácticas en atención temprana, me gustaron mucho pero cuando traté a niños que además de su déficits visual tenía también dificultades motóricas, supe que tenía hacer algo al respecto. Las dificultades en el aprendizaje de un niño que no se mueve se escapaban de mi conocimiento y, como la ONCE tenía Escuela de Fisioterapia me fui a Madrid sin pensármelo. La percepción del aprendizaje desde el movimiento, la exploración y la experimentación era mi vocación con los niños. Yo sabía que quería hacer fisioterapia pediátrica.

    ¿Es un valor añadido para la Fisioterapia tener una deficiencia visual?

    Bueno, eso suena un poco regular. Hay veces que se tiene otra percepción. Yo recuerdo que tenía muchos profesores que me decían: - si no tocas bien cierra los ojos, y ahora hay momentos en los que los vuelvo a cerrar para sentir mejor. He aprendido así, y me parece buenísimo para la Fisioterapia. Ahora, los niños se mueven y se escapan de tu mano. Por un lado tener dificultades visuales tiene cosas positivas como fisioterapeuta y por otro lado, tener resto visual un funcional hace valorar al niño desde la perspectiva del análisis del movimiento, pues es importante ver como se mueve para analizarlo.

    ¿Esa es la principal dificultad con la que se encuentra en su trabajo?

    Buf... Realmente, mi mayor dificultad, y espero que no me escuchen en la ONCE… jeje, es la falta de adaptaciones en el ordenador, tengo que corregir varias veces las entrevistas, los informes, etc y lo que una persona hace en 5 minutos yo lo hago en 15, pero bueno… para eso están las noches sin sofá y sin tele delante del ordenador…jeje Al principio, me daba un poco de reparo por la imagen de tener que tener el ordenador super-ampliado, o que se escuche el lector de pantalla. Parecía que escuchaba comentarios como.. ve bien?, puede que no, parece que algo le pasa, pero el caso es que mira… jajjaja,  Ahora he aprendido a decirlo en mi carta de presentación para evitar situaciones comprometidas. Así ellos me cuentan su verdad y yo les cuento la mia. El primer feed-back.

    ¿Qué es lo más gratificante de su trabajo?

    Pues tener la seguridad de que hago las cosas lo mejor que sé. Eso me está dando muy buenos resultados, porque haciendo las cosas esforzándote al máximo, si llegaras a equivocarte solo supondría un aprendizaje para hacerlo la próxima vez mejor… Realmente creo que tengo una formación sólida sobre la que sigo aprendiendo cada día. Mi satisfacción diaria es tener un apoyo en consonancia total y siendo diferentes Ana Fuentes (mi compañera) y yo… siento que la quiero y siento que me cuida…perfecto! Otra satisfacción es poder compartir con las familias este camino, porque sus logros son logros nuestros y creo que eso nos lleva a todos los terapeutas a tener un vínculo diferente con los niños. Y… otra satisfacción, que tengo muchas más, que estamos formando un equipo de profesionales con una filosofía de trabajo muy bonita, y me enorgullece muchísimo ver cómo se desenvuelve el equipo con las familias y entre ellas como profesionales acercando su visión en pro del mismo niño.

    Describa cuál es esa filosofía de trabajo. ¿Cuáles son los principios sobre los que se sustenta el Centro Interactúa de Almería?

    El primer valor es la empatía, ser capaces de ponernos en la situación del niño, de las familias y ver un poco la globalidad de ese niño como niño, sin patología. Atender a las demandas emocionales cuando vienen esos papas a decirnos que su niño tiene una dificultad. Eso es lo primero que tiene que tener un fisioterapeuta, un psicólogo, un terapeuta ocupacional, un logopeda, es la empatía familiar.

    Después y muy importante, la visión del niño en equipo. La valoración debe de realizarse desde todas las áreas para realmente tener un buen enfoque y tener un punto de partida sólido. Realizando objetivos realistas de equipo y fusionando el enfoque de tratamiento el niño es capaz de llegar a su máximo potencial. Ya no sirve la visión unidireccional, puesto que no hablamos de un esguince, sino de la calidad de vida de muchas familias y del futuro de los niños. Esto se realiza tratando a los niños en equipo, realizando sesiones clínicas y tenemos reuniones de equipo constantemente.

    ¿Esa es la clave para ser una buena fisioterapeuta?

    Si, desvivirte porque la otra persona esté bien y desvivirte por lo que haces.

    ¿Se hace aquí una Fisioterapia muy distinta al del resto de Europa? ¿Se puede hablar de alguna tendencia en España en Fisioterapia en la actualidad?

    Hay muchas tendencias en Fisioterapia Pediátrica. Desde luego en Europa cada vez se es más fiel a una filosofía de trabajo y no tanto a utilizar técnicas diferentes según el niño, porque cada vez se habla más de Enfoques de intervención y menos de técnicas de fisioterapia aisladas. El tratamiento de fisioterapia en una sesión, debe de llevar una secuenciación lógica y experimentada, y que atienda cada día a cómo viene el niño., al igual que la evolución y evaluación constantes deben de dirigirse desde una visión del desarrollo.  Nosotros usamos el Concepto Bobath. Cuando terminé en la Escuela me formé en un Colegio Específico de niños con alteración motora, con parálisis cerebral, estaba allí en mi salsa, en la Fundación Bobath. Yo he aprendido esa filosofía de trabajo y a mí personalmente, es la que me hace ser la mejor fisioterapeuta que llevo dentro.

    El sistema educativo ¿nos educa bien para mantener una posición correcta del cuerpo, para prevenir antes que curar?

    No, creo que hay un gran hándicap en el tema postural en nuestro sistema educativo.  Partiendo de la base de que exigimos a los niños de desarrollo típico de 2, 3 años que vayan permaneciendo el máximo de tiempo sentados, cuando su sistema nervioso, aún no está preparado… Que los niños deben de llevar mucho peso en las mochilas que llevan arrastrando sin adaptarse los tirantes para cuidar su espalda…

    ¿Qué hay de un niño con PCI, que pasa 5 horas sin salir de la silla o sólo unos minutos para llevarle al baño o dejarle en la colchoneta sin corrección? En otras comunidades autónomas existe la figura del fisioterapeuta educativo, que realiza una función de control postural en el aula y hace que favorezca la adquisición del aprendizaje de cada niño que lo necesite, en su aula específica,  en su aula integrada o en su patio integrado. Pero en Andalucía, como siempre parece que vamos los últimos en todo y no nos damos cuenta de que el fisioterapeuta es el encargado de facilitar el aprendizaje y de integrar al niño con sus compañeros.

    Cree entonces que el fisioterapeuta debe entrar en el aula.

    Totalmente, totalmente. La nueva figura de fisioterapeuta educativo no está establecida, en Murcia o en Madrid hay algunos colegios que lo tienen pero en Andalucía no y es una cosa por la que hay que pelear. De hecho el Colegio de Fisioterapeutas intenta pelear por eso. El niño si no tiene un control postural el aprendizaje está interferido.

    “Todo lo que nos dé movimiento mejora nuestro cuerpo”

    "En el aprendizaje hay que experimentar, manipular y pringarse", afirma | Foto: Agathaphoto

    Las redes sociales, Internet, que han democratizado tanto el acceso a la información, en términos terapéuticos, ese impacto ¿han tenido un efecto más positivo que negativo, o lo ha estropeado en algún sentido?

    La información siempre es buena cuando se utiliza bien y las nuevas tecnologías son buenas cuando se utilizan bien y no lo son cuando se utilizan mal. Estar informado está bien. A nivel de tratamiento hay muchos profesionales que trabajan online para hacer material de discriminación visual o para trabajar con lenguaje expresivo, eso está fenomenal. Nosotros ahora estamos llevando un proyecto a cabo con un centro de Zaragoza de informática, sobre cómo utilizar un videojuego en la Distrofia Muscular de Duchenne y estamos viendo qué movimientos tiene que hacer el niño para preservar su función motora. . Eso es maravilloso pero bien utilizado claro. De lo que no estoy de acuerdo es del “empantallamiento”  de los niños como recurso educativo y de los dibujos animados en el colegio.

    Hablamos de la responsabilidad de aula pero habría que hablar también de la responsabilidad de los padres.

    Exactamente. Nosotros intentamos pautar mucho la información y la estimulación de los niños en los móviles y demás, hablar con los papas, para ver cuándo hay que iniciarse en el aprendizaje a través de la informática. Y el aprendizaje no se hace solamente a través de un ordenador, hay que experimentar, hay que manipular, hay que pringarse.

    El sedentarismo ¿es la nueva pandemia del siglo XXI?

    Bueno, fuera de lo que es el campo de la discapacidad, creo que sí. Ahora mismo la representación cerebral de nuestro dedo gordo e índice es mayor que hace unos años, porque se usa más que en otro tiempo. Hay modificaciones evidentemente. Ahora si los niños no se mueven vamos a tener un problema gordo de salud infantil.

    ¿Se rebela mucho contra el intrusismo en la profesión?

    Mi forma de rebelarme es hacer mejor mi trabajo dando más calidad a mi trabajo. Si me molesta evidentemente que haya un intrusismo y que haya muchos papas que utilizan otro tipo de terapias que creo que no son buenas, ni están experimentadas, ¿y les permito probar? ¿Qué hago yo?, aportar más valor a mis tratamientos.

    Usted participó en los Juegos Paralímpicos de Sídney, ¿qué le queda del espíritu paralímpico?

    Uy... no me digas eso... me queda mi día a día, me vas a hacer llorar y todo, yo no podría haber hecho esto si no hubiera competido. Mis 10 años montando en bici me han enseñado la constancia, la disciplina, la planificación, la superación... mira, se me pone el nudo en la garganta. Te das cuenta de las cosas a posteriori, la vida es una conexión de puntos pero hacia atrás, como decía Steve Jobs, “A toro pasao” cuando no entendía como me había metido tan de lleno en el mundo del ciclismo en tándem, ahora pienso que necesitaba aprender para esa etapa. La bici me ha dado muchas cosas buenas… mi maido, amigos, desarrollo personal, constancia y actitud… ¿cómo no voy a llevar espíritu paralímpico? Todos los días.

    La guitarra en la consulta, ¿es un mero adorno o un instrumento terapéutico?

    Pues es que creo que en la vida hay que pasárselo bien y cantar y bailar es una manera de vivir, nos hace estar alegres y si tú estás alegre, a mi me hace ser mejor persona, mejor fisioterapeuta, me da alegría, los niños responden más. El día que yo llego y saco la guitarra y me voy trabajando con distintos niños estoy super-feliz.

    Denos algún consejo para mejorar en nuestra posición del cuerpo y para tratar de ser mejores personas.

    Creo que hay una cosa que es importante y es que nos movamos, porque al final, todo el mundo nos vamos atrofiando por la falta de movimiento. Los niños cuando son pequeños se mueven muchísimo. Entonces la amplitud articular y muscular es mayor siempre cuando somos niños y cada vez vamos teniendo menos porque nos movemos menos. Entonces yo creo que movernos, bailar, hacer deporte, montar en bici, todo lo que sea que nos dé movimiento nos va a hacer mejorar nuestro cuerpo, vamos a tener bienestar físico y una calidad emocioanl positiva, que en estos tiempos de estrés es tan necesaria… jaja.