Emotivo reconocimiento a los más mayores

  • Boletín: BOLETÍN 105 enero 2017

    El subdelegado territorial entregando un ramo de flores a la afiliada más mayor de toda AndalucíaEl subdelegado territorial entregando un ramo de flores a la afiliada más mayor de toda Andalucía

    El subdelegado territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, José Antonio Toledo, entregó un ramo de flores a la afiliada mayor de la ONCE en toda Andalucía,  Amalia Novo, de 102 años de edad, que vive en la residencia SAR Quavitae Santa Justa de Sevilla. Amalia Novo, es afiliada a la ONCE desde 2008, no ve y apenas oye, en silla de ruedas disfruta escuchando la radio a diario, y en su breve conversación con José Antonio Toledo le dijo que le encanta leer y que ha hablado varios idiomas, inglés, francés, portugués y gallego. La afiliada es natural de Alto del Castaño, en La Coruña, y ha vivido gran parte de su vida en Madrid aunque las últimas décadas en Sevilla. José Antonio Toledo, que estuvo acompañado por el jefe de Servicios Sociales de la Delegación Territorial de la ONCE, José Antonio Ornedo, y la directora del centro, Mercedes Pérez, le entregó también un libro sobre la historia de la ONCE.

    Un año menos, 101, tiene Rosario Arroyo, que nació el 5 de junio de 1915 y vive en La Chana, en Granada. En su conversación con el director Alberto Morillas, que estuvo acompañado por  la jefa de Servicios Sociales de la ONCE de Granada, Rosario Arroyo, se mostró encantada con la iniciativa y “muy agradecida a la ONCE” y “feliz por mantener a varias generaciones de su familia unidas”, incluso se arrancó a bailar flamenco con letras de María Pineda, e invitó al director de la ONCE a celebrar un arroz en su campo en su próximo cumpleaños.

    Cerca de llegar al centenario está ya Isabel Delgado, afiliada a la ONCE desde 1991, y vive en Punta Umbría en Huelva. Sus padres fueron vendedores de la ONCE en esta localidad costera, a su edad es totalmente autónoma y ha asegurado tener “mucho cariño a la ONCE desde antes de afiliarme”. Con el director de la ONCE en Huelva, Manuel Alborch, comentó su pasión por la historia contando anécdotas de la guerra y de la pesca, otra de sus grandes pasiones. Una de sus hijas y amigas de la familia le acompañaron en el momento de la entrega de las flores, realizada en su domicilio.

    99 años también tiene Eufrasia Gutiérrez Yera. Nació el 13 de abril de 1917, vive en Jaén y ha sido vendedora de la ONCE en la capital. Comenzó a trabajar con 25 años “allá por 1942” y terminó su actividad laboral en 1977, aunque no recuerda bien las fechas, sí se acuerda del último premio que dio con el número 471. Con una lucidez clara, recordaba como gracias la ONCE pudo sacar adelante a su familia. En el homenaje participaron su hija y su yerno junto a la directora de la ONCE en la provincia, Rosario Sedano, y también Diego Benítez que fue director de la ONCE en Jaén en los últimos años en los que Eufrasia trabajó como vendedora.

    En Córdoba, Plácido López Cabrera, afiliado a la ONCE desde 1961, viudo, con tres hijos, sus nietos y sobrinos le acompañaron en el momento del homenaje que le ha rendido la ONCE en el Día de su festividad. Plácido, de 98 años, vive en la residencia ‘Hermanos Muñoz Cabrera’ de Pozoblanco, es ciego total, fue director de la agencia de esta localidad cordobesa durante 20 años y se declaró “muy emocionado” a la directora Carmen Aguilera por esta iniciativa de la ONCE en un día tan especial para la Organización. 

    97 años tiene Antonio Pascualvaca Jiménez, que vive en Cádiz con su mujer, que no es afiliada a la ONCE y tiene 90 años. Ella es cubana, se conocieron en Cádiz y estuvieron viviendo en La Habana durante 16 años hasta el golpe de Estado de Fidel Castro que los devolvió a Cádiz. Ahora, ya sin apenas resto visual, asegura que está deseando llegar al siglo porque le hace muchísima ilusión. Sus dos hijas viven en Estados Unidos y ambos viven en unos pisos tutelados en el centro de Cádiz. “Ha sido muy emocionante, tanto para ellos como para nosotros”, dijo el director de la ONCE en Cádiz, Alberto Ríos, tras entregarle un perrito guía de peluche como regalo. Ríos estuvo acompañado por el jefe de Servicios Sociales para Afiliados, Jaime Catena, y la trabajadora social María José Polo.

    La misma edad, 97 años, tiene también Juan Sanz Villalpando que vive en el centro de Jerez con su mujer, de 94. Ambos han ejercido como maestros en diversas localidades de las provincias de Málaga y Cádiz (sobre todo en pedanías de Jerez y en el mismo Jerez en los años finales antes de su jubilación). “Ha sido un muy emocionante, tanto para ellos como para nosotros”, dijo el director de la Organización en Jerez, Cristino Ortuno, tras entregarle otro perrito guía de peluche y un reloj parlante.

    En Algeciras, Consuelo Irigoyen Pérez, de 95 años, recibió emocionada un ramo de flores de manos de la directora de la Organización, Concha de la Fuente. Consuelo nació el 11 de junio de 1921 y vive en Tarifa. Se declaró “muy feliz” con su vida, en el seno de una familia de médicos aunque asegura que no ha trabajado porque no le ha hecho falta. Ha estado casada durante 64 años y es afiliada a la ONCE desde 1998, tras sufrir varias operaciones en los ojos.

    Y la más joven entre los mayores de la ONCE es Carmen Saracho de “solo” 92 años. Carmen nació en Berja el 1 de enero de 1924 aunque reside en Almería, donde ha sido directora del colegio ‘Virgen del Carmen’ de Macael prácticamente durante toda su vida laboral y también se mostró muy ilusionada con el detalle de la ONCE “desde el primer momento”, según le dijo al director de la Organización en Almería, Pascual Gualda, que estuvo acompañado en su visita por el trabajador social, Miguel Antolín. Tres generaciones estuvieron presentes en la entrega del ramo de flores ya que contó con el cariño de su hijo, nieto y biznieto. En su conversación se declaró “una eterna enamorada de la lectura y siempre comprometida doctora en Educación Infantil”. “Ha sido muy emotivo”, resumió gráficamente Pascual Gualda.