Siempre nos quedará París...

  • Boletín: BOLETÍN 135 octubre 2019

    Temática: Educación El grupo de alumnos andaluces bajo la Torre EiffelEl grupo de alumnos andaluces bajo la Torre Eiffel

    Los alumnos españoles seleccionados fueron catorce, de los cuales seis eran chicas y ocho chicos, de edades comprendidas entre trece y dieciséis años, pertenecientes a distintas Comunidades Autónomas. Mientras que los estudiantes franceses fueron diez, entre dieciséis y veinte años todos ellos alumnos del Instituto Nacional de Jóvenes Ciegos de Paris (INJA).

    El pasado 8 de septiembre los reunimos en Sevilla para salir todos juntos con destino Paris. Con gran ilusión y alegría volvieron a verse tras el verano para completar la segunda parte del intercambio.

    A nuestra llegada al INJA, los profesionales de allí nos recibieron de forma cariñosa y entusiasmados por mostrarnos las actividades que habían preparado y su bonita ciudad.

    Foto de grupo con los alumnos franceses

    En Paris hemos visitado los monumentos más emblemáticos: Torre Eiffel, Museo del Louvre, Jardines de las Tullerías, Versalles... y hemos paseado por el centro medieval. Aunque no se pudo visitar Nôtre Dame pudimos ver cómo iban los trabajos de restauración tras el incendio de hace unos meses. Nos sorprendió la visita a la Sainte Chapelle y sus magníficas vidrieras góticas. Hemos cruzado los puentes del Sena, visitado los exteriores del Hôtel de Ville y del Centro Pompidou... Algunas de estas visitas fueron adaptadas a las necesidades de nuestros alumnos, donde pudieron tocar distintos materiales, formas y texturas. En Versalles pudieron tocar una maqueta para hacerse una idea de la majestuosidad del palacio y de los jardines, finalizando con un paseo por los jardines.

    Nuestros anfitriones franceses nos tenían también preparadas algunas actividades como el taller de cerámica, taller de música y un taller de repostería donde nuestros alumnos pudieron relacionarse más entre ellos practicando el idioma y poniendo en práctica sus habilidades manipulativas.

    Una de las actividades que más disfrutaron los chicos fue “accrobranches” en un precioso bosque donde pudimos probar tirolinas, andar por las pasarelas y puentes colgantes, saltar en una cama elástica gigante suspendida, etc... Pasamos allí toda la jornada y acabamos tocando los animales en una mini-granja, desde ovejas a llamas.

    Trabajo en el taller de respostería

    Una de las noches los profesores del INJA tuvieron el detalle de prepararnos una Raclette, comida típica francesa, con la que pudimos disfrutar de una agradable cena entre risas y quesos.

    Los alumnos y profesionales que hemos formado parte de esta experiencia valoramos de forma positiva este intercambio, comprobando que los alumnos se han relacionado entre ellos aumentado su círculo de amistades, practicado el idioma, disfrutado de las actividades y conocido otras costumbres. Ha sido una experiencia inolvidable para todos.

    | Equipo de Especialistas y Educadores del CRE de Sevilla

    Ponte las pilas

    ¿Quién dijo miedo? La mayoría de las personas, temen que llegue septiembre, como si este mes tuviera algo fatídico. Y no, lo único que tiene, es que se acaban las vacaciones y hay que regresar al trabajo, al colegio, etc.

    Pero algunos alumnos, en vez de alargar sus vacaciones una semana más, decidieron una vez más regresar al CRE de la ONCE, donde los especialistas curriculares, les han puesto las pilas, en todo lo que respecta al manejo específico de las áreas curriculares en braille, o con herramientas específicas para deficientes visuales.

    Almunos de Primaria descansando en la monumental Plaza de España de Sevilla

    En concreto, este año han sido 13 alumnos de Primaria, y 8 de Secundaria, y de todas las provincias andaluzas, excepto Almería.

    Aunque parezca mentira, todos ellos son muy conscientes de la importancia que tiene recordar y repasar algunos aspectos curriculares, pero, además, saben que no todo es estudio, sino que también hay ratos de juego, charlas, y otras actividades de carácter más lúdico, donde también aprenden habilidades de la vida diaria, y competencia social.

    Así pues, encontramos a alumnos que necesitaban repasar más el manejo del ordenador (tiflotecnología); otros, quieren iniciarse o repasar el editor matemático Edico, al cual le tienen un poquito de miedo...... Los hay a quienes se les resiste un poquito el braille, o tienen dificultades con el inglés, o la signografía musical y el dibujo.

    Momento de ocio de un grupo de alumnos de Primaria

    Pero los especialistas curriculares del CRE diseñaron un programa donde tenían cabida todas estas materias, sin olvidar por supuesto el deporte adaptado, que no todo va a ser calentar silla.

    ¡Pero no todo acaba aquí! Por las tardes, los educadores del CRE también les prepararon un exquisito menú de actividades variadas, divertidas e interesantes, entre las que podríamos destacar, el SCAPE ROOM, los juegos de agua, preparación de una cena, salida al cine y al parque de María Luisa y la plaza de España.

    Alumna trabajando en clase de Inglés

    Y, además, nuestros queridos alumnos aún encontraron huecos para hablar, jugar al showdown, escuchar música y compartir experiencias con sus compañeros.

    Por todo esto, muchos de ellos comentan que si todos los veranos acaban así, siempre van a desear que llegue septiembre.

    | Equipo de Especialistas y Educadores del CRE de Sevilla