Los alumnos del CRE exploran la historia de la antigua Roma a través del juego y el teatro

  • Boletín: BOLETÍN 107 marzo 2017

    Temática: Educación Una alumna viendo la escultura del emperador romano en ItálicaUna alumna viendo la escultura del emperador romano en Itálica

    Un total de 30 “romanos”, de entre 10 a 12 años, procedentes de los “imperios” de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla, alumnos ciegos y con discapacidad visual del ámbito de cobertura del Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla, participaron del 17 al 19 de febrero en las nuevas jornadas lúdicas convocadas por el CRE, en esta ocasión, para fomentar la pasión del estudio y el conocimiento de la historia y más concretamente la Roma clásica.

    Los participantes visitaron el Conjunto de Itálica ataviados con sus trajes de época

    Para comenzar el encuentro, la mitad de los asistentes realizaron disfraces de guerreros romanos a base de recortar, pegar y diseñar los detalles de sus vestimentas, mientras que la otra mitad lo hicieron de senadores con la corona de laurel, toga y estolas incluidas. La jornada acabó con juegos en inglés.

    Ya el sábado los participantes tuvieron la suerte de visitar el Conjunto Arqueológico de Itálica, uno de los más importantes en España, y recorrieron el anfiteatro, las alcantarillas, el Cardo Maximus y la casa de los pájaros. Por la tarde, los alumnos participaron en los tres talleres organizados, uno sobre teatro en Roma, sobre juegos romanos y sobre la vida cotidiana en Roma.

    En la discoteca jugaron a La Loba, una mezcla entre La Oca y El Trivial, donde a través de preguntas siguieron conociendo la vida y costrumbres de la Antigua Roma, y otros juegos como el clásico tres en raya pero siempre con Roma como protagonista de fondo.

    Dos de las participantes en los talleres de juegos romanos

     

    Semana del Alumno Ciego en Melilla

    También dentro del ámbito educativo, la ONCE en colaboración con la Dirección Provincial del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de Melilla, celebró en la ciudad autónoma melillense la XV Semana dedicada al Alumnado Ciego y con Discapacidad Visual, entre los pasados 20 y 24 de febrero.

    A través de estas jornadas, tanto el profesorado como el alumnado pudieron participar en numerosas actividades y concursos que se llevaron a cabo en varios centros educativos, entre los que colaboraron más de nueve centros de la propia ciudad.

    Los alumnos del CEIP Velázquez, de Melilla, fueron uno de los colegios participantes

    Muchos de los escolares melillenses asistentes a esta semana aprendieron, entre otras actividades, a leer cuentos usando sus manos. Los alumnos pudieron conocer así las dificultades que lleva consigo cualquier alumno con esta discapacidad.

    “Este es un aspecto importante –explica el director de la ONCE en Melilla, Carlos Gordillo-, puesto que hasta que un niño sin ningún tipo de discapacidad, no conoce de primera mano las contrariedades que supone el tener cualquier tipo de problema o discapacidad visual grave para realizar cualquier actividad cotidiana. De esta forma, los niños obtienen una mayor concienciación de lo que sufren muchos de sus compañeros del día a día”.

    Participaron alumnos del Ciclo Formativo del Grado Superior de Educación Infantil del IES Juan Antonio Fernández y del Grado de Infantil de la Facultad de Educación y Humanidades de Melilla, todos ellos encargados de transmitir la importancia de los cuentos adaptados con textura y en código Braille y tinta. También conocieron la lectura de los cuentos en Braille y con texturas, y asistieron a la representación del cuento de los siete ratones ciegos y numerosas actividades multisensoriales llevadas a cabo a través del uso de antifaces.

    Alumnos del centro Nuestra Señora del Buen Consejo durante las actividades

    “Leo mis cuentos con las manos”. Es el título que se le dio a un concurso de dibujo y collage dedicado al alumnado de Infantil y Primaria, así como un concurso realizado para llevar a cabo el diseño del cartel de la próxima edición de la Semana del Alumnado Ciego, la decimosexta, que está enfocada en un tema: “leo mis libros con las manos”.