La figura del hermano centra la atención en la jornada de familias celebrada en el CRE

  • Boletín: BOLETÍN 104 diciembre 2016

    Temática: Educación Foto familiar de las 120 personas que se dieron cita en el CREFoto familiar de las 120 personas que se dieron cita en el CRE

    “Los hermanos de los niños y niñas con discapacidad en el contexto familiar” era el tema central del programa de este año, un componente de la familia que en situaciones como estas se vuelve el gran olvidado debido a que los padres centran su atención en los hijos con discapacidad dejando de lado a sus hermanos.

    La directora del CRE, Eva Pérez, dio la bienvenida a las 120 personas que se dieron lugar en el salón de actos y tras los formalismos tuvo lugar el primer evento programado del día, la charla inicial sobre el tema central de las jornadas. El encargado de la ponencia fue Valentín González Calvo, profesor titular de la UPO de Sevilla.

    En esta charla se pusieron ejemplos cotidianos de como es la situación que viven los hermanos de estas familias a diario. Los padres no se dan cuenta en muchas ocasiones de lo que ocurre y centran toda su atención en sus hijos con discapacidad. Mientras que cuando aprecian el problema no saben gestionar lo que eso supone para los hermanos. 

    Una conferencia que gustó tanto a padres, hermanos, como a los hijos afiliados a la ONCE de esas familias, “lo que más me ha gustado ha sido la primera parte porque me ha parecido muy interesante, he visto reflejado la situación de algunos de mis hijos, especialmente en la edad adolescente. Me ha encantado la exposición y la veo muy práctica para aplicarla luego a la vida diaria”, comentó una de las madres.

    Esa sensación de verse reflejado en los ejemplos cotidianos expuestos no fue una cosa particular de los padres, los propios hijos de esa madre se sintieron identificados ante esa realidad, “lo que más me ha gustado ha sido la exposición de la primera parte porque he visto cosas que me han parecido que en mi casa pasan igual”, dijo su hijo con discapacidad visual.

    Tras esa primera parte teórica tan importante para estas familias llegó el momento más esperado para los niños pequeños y hermanos de los participantes, todos ellos de edades entre 3 y 6 años. Los Educadores llevaron a cabo un taller de juegos con ellos en el que realizaron varias actividades, “hemos tenido un circuito de movilidad con el tema del otoño donde los niños han recogido frutos para dárselos a sus hermanos, hemos contado cuentos, cantado canciones todo ayudando ello con los niños ayudándose entre sí”, contó una de las educadoras del CRE.

    Mientras los niños pequeños y sus hermanos pequeños seguían divirtiéndose haciendo juegos con los Educadores, sus padres y madres se reunían para compartir sus sentimientos en torno al tema central. Un intercambio de emociones en el que también se encontraron presentes los hermanos/as mayores de los afiliados, cuyas edades iban desde los 7 a los 17 años.

    Tras ese acto de sinceridad en el cual todos los integrantes de las familias pudieron conocer mejor la situación por la que estaban atravesando tuvo lugar el momento más distendido del día, la Gymkana. La alegría invadió el Salón de Actos y eso se podía apreciar en la cara de cada una de las personas que participaron en la actividad, “se han hecho 10 grupos y ha sido un juego donde no ha habido competitividad, sino que consistía en ayudarse unos a otros y el premio era participar y ser capaces de ayudarse entre todos. Han disfrutado mucho y han sido unas jornadas preciosas”, comentó otra de las educadores del CRE.

    El domingo continuaron los talleres a cargo del Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, que transmitieron información institucional de interés relevante, recogiendo al mismo tiempo todas las sugerencias expresadas por los padres, madres y alumnos mayores presentes.

    Una Jornada de Familias en la cual el objetivo era que los participantes se llevaran una nueva forma de ver la figura del hermano y darle la importancia que tiene en estas situaciones, así lo expresaba Jorge González, psicólogo del CRE, que concluyó que “en estas jornadas hemos puesto en valor a esa figura, espero que de aquí tanto la familia, los hermanos y los chicos se sigan viendo desde esta nueva perspectiva”.

    Este tipo de eventos ayudan a las familias con hijos que tienen discapacidad visual a ver su situación desde una nueva perspectiva. Las familias llevan años volcándose con esta cita y cada año acuden más personas, un éxito que se extiende más allá de Andalucía.  En esta ocasión acudió una familia de Extremadura, la cual reconocía la importancia de estas jornadas porque según afirmaron las familias “vivimos dentro de una burbuja, cuando ocurre una cosa como esta la familia se une mucho y hay que afrontarlo lo mejor posible. Este tipo de eventos es fundamental para dar apoyo a las familias”.

    Encuentro de Atención temprana

    Por otro lado el CRE también acogió los días 16 y 17 de noviembre el encuentro en Atención Temprana a niños con discapacidad visual. Las jornadas fueron inauguradas el miércoles por la directora de Educación, Empleo y Promoción cultural de la ONCE, Ana Isabel Ruiz López. El objetivo de este evento era intercambiar experiencias y reflexionar sobre la realidad actual de la Atención Temprana en el ámbito de la discapacidad visual, así como conocer ejemplos prácticos y mejorar su intervención en ese tema.

    Los actos estaban organizados en varios espacios, el primero de ellos una mesa redonda cuyo tema central era la “Situación actual de la intervención en Atención temprana desde diferentes perspectivas”, en la cual intervinieron Marcos Madruga Garrido, médico especialista en Pediátrica y Neuropediatra en el Hospital Universitario Virgen del Rocía de Sevilla; Anna Carballo, Psicóloga y doctora en Neurociencias; Manuel Antonio Fernández, médico especialista en Pediatría y Neurología Pediátrica y Remei Tarragó, médico psiquiatra. Las ponencias fueron moderadas por Emilio Rodríguez de la Rubia, psicólogo del CRE de Madrid.

    Tras un breve descanso dio lugar el siguiente espacio, diferentes grupos de reflexión que se llevaron a cabo durante las dos mañanas de las jornadas con una duración de dos horas y media. En los nueve grupos organizados intervinieron diferentes profesionales que analizaron el tema central de las jornadas, todos ellos dirigidos por un mismo coordinador.

    Tras la comida el evento continuó con una serie de comunicaciones rápidas, concretamente de siete minutos máximo de duración cuyo objetivo era intercambiar de forma eficaz las buenas prácticas que se desarrollan en los distintos centros. En total 30 presentaciones en el que todos los profesionales dieron a conocer sus distintas propuestas sobre la Atención Temprana.

    Las comunicaciones rápidas expuestas en el salón de actos presentaron diferentes puntos de vista de la atención temprana, acompañados de ejemplos prácticos, que fueron desde la atención temprana en Europa o el entrenamiento de la mirada, hasta el papel del profesor ante los alumnos con déficit visual. Unos de los primeros en intervenir fue el equipo de Extremadura, entre cuyos integrantes se encontraba José Antonio García Regaña, psicólogo de la Delegación Territorial de la ONCE en Extremadura, que presentaron ‘Buenas prácticas profesionales en Atención Temprana’. Según explicó José Antonio García, “nuestra comunicación detalla y relaciona que aspectos éticos se deben de tener a la hora de una intervención con niños y familias”.

    Entre los títulos de las presentaciones se encontraban algunos tan llamativos como ‘Llamando al timbre con el bolso de Mary Poppins’, a cargo de dos expertas de Murcia. Remedios García García, maestra de la Delegación Territorial de Murcia, es una de las dos profesionales, que junto a Lourdes Amante Pérez, ha participado en esta interesante propuesta y quede la resume de la siguiente forma: “hablamos del primer momento en el que llamamos al timbre de una familia totalmente nueva para nosotras y lo que implica para nosotras a nivel profesional y personal ese nuevo camino a recorrer”, explicó.

    ‘Una reflexión: padres rascacielos’ era otra de las comunicaciones rápidas que resultaba más atractiva en cuanto a lo original de su título. Esta propuesta pertenecía a la aragonesa Consuelo San Gómez, maestra del equipo de la ONCE de Aragón, y comentó que “su comunicación consistía en hacer una reflexionar y pensar cuál es la actitud de los profesionales en el trabajo que realizan con los padres, con el objetivo de transmitir que no hay que juzgar a los padres, que hay que escucharlos y lo más importante que es acompañarlos en estas situaciones”, apuntó.

    Por su parte el equipo de Granada presentó dos comunicaciones, una de estas comunicaciones fue ‘Plan: Aprendiendo a quererme para que me quieran’. José Antonio Belmonte Gómez, psicólogo del equipo de la dirección de zona de Granada, era uno de los integrantes y comentó que “actualmente existe una necesidad debido a que hay niños que cuando están atendidos dentro de la modalidad de 0 a 3 años funcionan muy bien pero que cuando entran en la etapa educativa tienen graves problemas de autoestima”, explicó.

    Las jornadas pusieron el punto y final, tras 16 horas de actividades, con las conclusiones generales del evento a cargo del Grupo DATO y con la posterior clausura por parte de Eva Pérez, directora del CRE de Sevilla. Un evento que sirvió para que todos los profesionales que participaron añadieran a su conocimiento diferentes enfoques de la Atención Temprana para en un futuro poder mejorar la vida de los niños con discapacidad visual, el gran objetivo de estos profesionales.