Entregado el material educativo a la Asociación de la Prensa de Sevilla para su proyecto de Laovo

  • Boletín: BOLETÍN 103 noviembre 2016

    Temática: Educación Los niños de Laovo con las mochilas de la ONCE entregadas el año pasadoLos niños de Laovo con las mochilas de la ONCE entregadas el año pasado

    El proyecto Laovo arranca del compromiso personal del periodista José Bejarano, que ha sido corresponsal de La Vanguardia en Andalucía durante 28 años, tras vivir la tragedia que sufrió una familia guineana por la pérdida del joven Laovo Cande en su intento por llegar a España en cayuco y el relato de su hermano Umaro Cande en su intento por recuperar el cuerpo sin vida de su hermano para enterrarlo con los suyos. Una historia estremecedora que plasmó en cinco amplios reportajes publicados en La Vanguardia entre el 28 de enero y el 1 de febrero de 2007. Ese es el origen del proyecto. A partir de la experiencia vital de Pepe Bejarano en esos reportajes, la APS emprendió en 2012 un proyecto de cooperación ya consolidado que trata de mantener viva la dignidad de las personas que naufragan en su empeño frustrado de alcanzar Europa.

    Lo niños del poblado de Laovo con sus mochilas de la ONCE al hombro

    La APS, a través de Periodistas Solidarios, impulsa desde hace cuatro años, la construcción y el mantenimiento posterior de una escuela para 70 niños y niñas de 3 a 6 años, que ya está en funcionamiento, una cooperativa de campesinas, una emisora de radio de mujeres, en colaboración también con Canal Sur Radio y RNE, un centro de salud en la aldea de Candemba-Uri y la dotación de agua potable a una aldea que tiene unos 500 habitantes.

    “La recepción allí es magnífica, la gente está encantada, la gente de la aldea no se lo puede creer, una aldea perdida en medio de la selva tropical en uno de los países más pobres de la tierra, para ellos que lleguemos así es como una red de seguridad no sujeto a avatares de crisis, es un proyecto muy sostenible que les da mucha seguridad a la gente de la zona”, explica Bejarano.

    Mochilas, bolsas, reglas, lapiceros de colores, gorras y cuadernos son algunos de los materiales que la ONCE va a facilitar a los niños que realizan su curso escolar en la escuela construida por la APS en Laovo, dentro del marco de colaboración que mantiene con la Asociación de la Prensa de Sevilla.

    El delegado territorial de la ONCE sostiene que la colaboración de la Organización puede servir de reclamo sobre la importancia de la colaboración social. “Es solidaridad con un país absolutamente pobre donde cada día la lucha es la mera supervivencia –explica Cristóbal Martínez-, y queremos llamar la atención sobre los periodistas y el resto de la sociedad para colaborar a evitar estas desigualdades tremendas que existen entre nuestro mundo y millones de personas que viven en la indigencia. Es un proyecto muy loable que debe servir de ejemplo a muchos más”.

    Vista general de los niños con sus padres y personal de apoyo en el centro

    En la entrega del material participaron el coordinador de Periodistas Solidarios-APS, José Bejarano, y el coordinador sanitario del proyecto, el pediatra del Hospital de Valme, Juan Gil.

    Guinea-Bissau se sitúa entre los cinco países más pobres del mundo, con una esperanza de vida de 43 años en el que el 80 % de las mujeres embarazadas mueren en su camino al parto al único hospital del país que atienden solo 10 médicos para una población de 1,7 millones de habitantes que vive en su mayoría con menos de un dólar al día. El proyecto se hace en memoria de Laovo Cande, un joven de Candemba-Uri fallecido a bordo de un cayuco y a través de él, como homenaje a todas las víctimas de la emigración, y cuenta con la colaboración de la Diputación de Sevilla, los ayuntamientos de Fuentes de Andalucía y Cañada del Rosal, la ONCE, DHL, Persán y Agrogeba.

    “El periodismo tiene que ser compromiso social porque es uno de los valores que los periodistas tenemos a nuestro alcance, pocos colectivos tienen el contacto permanente con la sociedad como tenemos nosotros. Y podemos hacer muchas cosas –afirma Rafael Rodríguez-. Ojo que la situación es muy difícil porque los periodistas están pasando por una situación muy complicada, pero hay que trasladar nuestra solidaridad y embarcarse en proyectos solidarios es una obligación y una enorme oportunidad que tenemos los propios periodistas porque estamos en contacto con la gente”.

    Entrega del material a los responsables de la APS