El CRE se prepara para el nuevo curso escolar

  • Boletín: BOLETÍN 144 julio 2020

    Temática: Educación Taller de actividades en el CRE de Sevilla antes de la pandemiaTaller de actividades en el CRE de Sevilla antes de la pandemia

    La pandemia del Covid-19 ha trastocado toda la planificación del segundo semestre y tercer trimestre del curso académico 2019/2020 y va a condicionar también en buena medida el próximo curso escolar, el primero de la era del Coronavirus. Después del brusco cambio que supuso la suspensión de las clases presenciales por la declaración del estado de alarma en todas las aulas y en todos los niveles educativos, los maestros de la ONCE y profesores de la Junta de Andalucía vinculados al CRE de Sevilla han seguido teletrabajando hasta el final del curso escolar con el objetivo de reincorporarse en septiembre.

    Durante los meses de junio y julio el CRE ha tenido que suspender todas las actividades que tenía planificadas, entre ellas el Servicio de Escolarización Combinada Compartida que iba a centrarse en fomentar las habilidades de la vida diaria, orientación y movilidad del alumnado con discapacidad visual grave, así como cursos de formación para profesionales. Suele ser habitual que el centro organice jornadas de formación una vez finalizado el curso, pero en esta ocasión se ha decidido celebrar un curso online de formación, en el mes de  septiembre, dirigido a todos los maestros de la ONCE, enfocado hacia el desarrollo de competencias digitales en la escuela a distancia, dada la importancia que ha adquirido  la tecnología en los últimos meses y van a tener en el próximo curso escolar, en un escenario en el que las clases online han sustituido a las presenciales.

    “Hemos resuelto muy bien”

    La directora del Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla, Eva Pérez, se declara muy orgullosa de la respuesta que han dado los profesionales educativos durante estos meses y la capacidad de adaptación del alumnado y sus familias ante los cambios que ha provocado la pandemia en el desarrollo normal del curso escolar.

    “El colectivo del alumnado con discapacidad visual tiene suerte en ese sentido –explica Eva Pérez-. Ha salido bastante bien parado en esta pandemia por la atención que han recibido por parte de nuestros profesionales. Son alumnos que, con todas las dificultades que ha tenido el sistema educativo, siempre han tenido a una persona a la que dirigirse, con la que compartir sus inquietudes; les han resuelto sus dudas, les han facilitado el acceso a la tarea, así como han servido de  apoyo a las familias, dándoles recursos, escuchándoles, pues también eso ha sido necesario, ya que no sólo los padres se han convertido en maestros, sino que han tenido que vivir con sus hijos una situación difícil de encierro, donde nuestros profesionales les han ayudado y  han estado a su lado  para superarlo, eso ha facilitado mucho y en ese sentido nuestro alumnado ha tenido suerte, porque nuestros profesionales han estado a la altura, han atendido a todas las familias, con sus propios recursos y sin horarios. En ese sentido, hemos resuelto muy bien”.

    La directora del CRE de Sevilla lanza un mensaje de tranquilidad a las familias ante el nuevo curso escolar

    La directora del CRE reconoce que el sistema educativo no estaba preparado para afrontar las consecuencias de esta pandemia global que paralizó el mundo durante meses. “Se ha ido resolviendo como se ha podido, con falta de recursos materiales para los profesionales, tanto de los Equipos como de los Centros Educativos, y en ocasiones con poca o escasa formación en el uso de algunas herramientas tecnológicas, así como  con falta de recursos también en el alumnado”, señala. Y reconoce que el riesgo de brecha digital se ha ensanchado por el impacto del Covid-19. “Se ha abierto todavía un poquito más entre las familias y alumnos más desfavorecidos”, admite tras advertir que desde el CRE han tenido que dar respuesta a situaciones muy complejas. “Tenemos alumnado al que ha sido muy difícil de atender, porque, no es que no tuviesen una wifi o una Tablet, es que a veces carecían de los recursos más básicos, o de apoyo familiar”, explica. “Ha sido muy duro”, reconoce.

    Preparados para todos los escenarios

    Con la experiencia acumulada de forma tan intensa durante los últimos meses, las nuevas tecnologías van a tener más presencia en las aulas y en el trabajo diario de los profesionales educativos de la ONCE en el nuevo curso escolar y en los sucesivos. “Lo llevamos haciendo años –subraya la directora del CRE de Sevilla-, pero ahora tenemos que priorizar con más intensidad la formación específica del profesorado en la utilización de la tecnología, y también del propio alumnado y sus familias, porque la escuela nos lo va a demandar”.

    Priorizar conlleva la dotación de recursos, equipos, ordenadores portátiles y de ciertas herramientas como el control remoto para acceder al ordenador de un alumno o ciertos programas y plataformas educativas. “Es necesario que revisemos esa dotación de materiales porque habrá que renovar”, reconoce.

    Los cambios que traiga el nuevo curso académico dependerán de la evolución del Covid-19. “A día de hoy no podemos decir cómo va a ser el curso y qué va a cambiar”, admite no sin cierta resignación. “Estamos todos con un poco de incertidumbre porque va a cambiar en función de cómo esté la situación –reconoce Pérez-. La previsión es que podemos tener diferentes escenarios y tenemos que tener previsto como nos moveríamos en cada uno de ellos”. Eso significará clases semipresenciales en las aulas o no y atención a distancia o no. Lo que sí está claro es que el CRE va a priorizar la formación y la dotación ante cualquier eventualidad. “Si tenemos que volver a la atención a distancia nos tiene que coger mejor armados en formación, para que los maestros sepan manejarse con las nuevas tecnologías de una forma más organizada”, afirma.

    Aula de Informática del CRE en una imagen antes de la pandemia

    En todo caso la directora del CRE de Sevilla manda un mensaje de tranquilidad a las familias ante el nuevo curso escolar. “Invitamos a todos a que nos tomemos el siguiente curso con la misma ilusión y con las mismas ganas que hemos tenido todos los cursos escolares, independientemente de cual sea la situación”, dice Eva Pérez. “Creo que tenemos que quitarnos el miedo al nuevo curso, pero no debemos descartar la precaución y la prevención en todas las medidas que sean necesarias para que lo afrontemos con seguridad y sobre todo que estemos todos tranquilos en cuanto a la atención y la intervención que podamos hacer con el alumnado con discapacidad visual que, como hasta ahora, será el mejor que podamos y nos cogerá también con otros recursos y herramientas necesarias”.

    Eva Pérez advierte de que el alumnado ciego estará en peor situación que el resto de alumnos si la administración no los tiene en cuenta y por tanto no adapta y hace accesible tanto el acceso a las plataformas educativas, como los contenidos curriculares. “Entonces nuestros alumnos sí estarán en desventaja y correremos el riesgo de estar excluidos del sistema educativo, y perder lo que hasta ahora habíamos logrado en inclusión” advierte. Pero enseguida reconoce que “si tenemos en cuenta que las herramientas que van a tener que utilizar los maestros son inclusivas y por tanto accesibles para cualquier tipo de alumno, tenga la necesidad que tenga, no vamos a tener ningún problema porque vamos a intentar que nuestros alumnos tengan la formación suficiente como para que sepan manejar la tecnología al mismo o mejor nivel que el resto de sus compañeros de clase”.

    La dirección del CRE mantendrá este mes una reunión con la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía en la que la ONCE manifestará la necesidad de tener presente al alumnado con discapacidad visual en cualquier decisión que adopten ante el nuevo curso escolar. En ese encuentro de evaluación del convenio que la ONCE mantiene con la administración autonómica, se concretarán las medidas a adoptar para el alumnado en los centros de educación especial y en los centros ordinarios con alumnos que tienen necesidades educativas especiales.

    ONCE y Junta de Andalucía concretarán este mes de julio los detalles del próximo curso escolar

    “Nos preocupa la dotación de recursos de los alumnos y de nuestros profesionales de la Junta que forman parte de nuestros equipos y las medidas de protección que vamos a tener que darles a nuestros maestros para que vayan protegidos a las aulas y preservemos su salud y la del alumnado, porque la atención que debemos hacer con esta población, es compleja teniendo en cuenta la distancia de seguridad –concluye Eva Pérez-. Cuando tú tienes que enseñarle a un niño braille de etapas de Primaria, ¿cómo lo haces a un metro y medio? Cuando tienes que atender a un niño sordociego, o a un bebe de atención temprana ¿cómo lo haces a un metro y medio? Todo eso es lo que tenemos que determinar”.

    El CRE de Sevilla atiende a 1.945 alumnos ciegos o con discapacidad visual grave de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla, y cuenta con once equipos educativos que coordinan toda esa atención.