Agua para refrescar la atención temprana

  • Boletín: BOLETÍN 121 junio 2018

    Temática: Educación El agua fue la principal protagonista de esta nueva jornada de convivencia en el CREEl agua fue la principal protagonista de esta nueva jornada de convivencia en el CRE

    El Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla ha recurrido al agua para fomentar la convivencia en atención temprana. A través de una merienda, padres, alumnos y profesionales educativos compartieron una jornada lúdica y pedagógica bajo el lema genérico de la Fiesta del Agua.

    Fue el pasado miércoles 16 de mayo, el CRE de Sevilla volvió a convocar a padres, alumnos y docentes en su ya tradicional convivencia de familias de Atención Temprana, en esta ocasión para compartir entre todos una gran merienda.

    El objetivo principal era favorecer un espacio de convivencia entre las familias con niños con discapacidad visual. “Propiciamos que, a través de una actividad lúdica, los padres y madres conozcan otras realidades similares y puedan compartir entre ellos la crianza de sus pequeños”, comentan los profesionales.

    Para conseguirlo plantearon una actividad a los padres y niños que llamaron ‘La fiesta del agua’.

     Este año, han querido además festejar  el 80 Aniversario de la ONCE con las familias y los pequeños y, bajo el lema ‘Los peques también celebramos los 80’,  preparon un photocall donde cada familia posó para llevarse un recuerdo del cumpleaños de la ONCE.

    Momento photocall en la Fiesta del Agua del CRE

    Comenzaron ‘La Merienda’ en el comedor del centro, donde se reencontraron y charlaron mientras disfrutamos de una rica merienda todos juntos.

    Al sonido del gong, se nos congregó al patio exterior donde comenzamos “La fiesta del agua” con la canción “pom, pom, pom, pompitas de jabón”.

    Después ser pudieron mover libremente por los diferentes rincones creados en el patio para refrescarles la tarde:

    El rincón de las piscinas, un gran éxito, donde los niños se dieron un relajante bañito.

    El rincón de los globos de agua, para romper a pisotones, estrujando con las manos e incluso a mordiscos.

    El rincón del aspersor: una “duchita” refrescante al aire libre.

    El rincón del pompero, pompas grandes y pequeñas para explotar sin fin.

    El rincón de los barquitos de papel, para poner en práctica nuestras habilidades manuales.

    En esos diferentes espacios los pequeños pusieron en juego su fantasía e imaginación y sobre todo disfrutaron con sus familias y amigos de una actividad tan divertida.

    Todos sentados en torno a la merienda en el comedor del CRE

    Equipo de Especialistas y Educadores del CRE de Sevilla