Andalucía realizó este año más de 60.000 descargas de la Biblioteca Digital de la ONCE

  • Boletín: BOLETÍN 136 noviembre 2019

    Temática: Cultura Demostración a cargo de Carlos , junto al director general adjunto de Servicios Sociales, Andrés RamosDemostración a cargo de Carlos , junto al director general adjunto de Servicios Sociales, Andrés Ramos

    La ONCE ha puesto a disposición de 285 millones de personas ciegas del mundo su biblioteca digital, compuesta por unas 64.000 obras, en una iniciativa sin parangón internacional, dado que supone la mayor puesta a disposición del mundo de textos accesibles en lengua castellana. En Andalucía de enero a septiembre de este año se realizaron más de 60.000 descargas digitales, un 10% más que el año anterior.

    España, representada por la ONCE, se convierte además en el primer país de la Unión Europea que materializa el Tratado de Marrakech y pone a disposición de usuarios y entidades autorizadas de todo el mundo su acervo bibliográfico adaptado y accesible a personas ciegas o con deficiencia visual de todo el mundo. A día de hoy, se trata de casi 34.000 títulos en formato Daisy, 27.000 en formato braille y más de 3.000 partituras.

    Para ello, la Organización española acaba de poner en marcha una web que permitirá a usuarios de todo el mundo acceder a esta información cumpliendo una serie de requisitos marcados por el citado tratado de Marrakech y por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), que garantizan el correcto uso de los textos disponibles.

    Ponentes durante la presentación

    La revolucionaria iniciativa fue presentada el pasado 8 de octubre en Madrid en un acto que ha tenido lugar esta mañana en Madrid en el Instituto Cervantes, con la participación del director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, y la vicepresidenta de Servicios Sociales de la ONCE, Imelda Fernández, junto al director general adjunto de Servicios Sociales para Afiliados, Andrés Ramos. Además, Carlos Galindos, persona ciega, ha realizado una demostración del funcionamiento de la web.

    En palabras de García Montero, este proyecto supone “democratizar la cultura, facilitando su acceso a todas las personas ciegas o con discapacidad visual de cualquier rincón del mundo, y desde el respeto más absoluto a los derechos de autor”. El director del Cervantes ha asegurado también que “este tratado multiplicará por 100 las posibilidades de universalización del trabajo del Instituto, basado en la difusión de la lengua castellana, del idioma español y de nuestra cultura”.

    Por su parte, la vicepresidenta de la ONCE afirmó que “es un orgullo que la ONCE sea la primera entidad a nivel mundial en tener un sistema perfectamente preparado para compartir y recibir libros accesibles en braille y en sonido con criterios claros y respetuoso como aquí se ha dicho con la legislación internacional y española. Gracias a ello –ha dicho- las personas ciegas de otros país con menos oportunidades que nosotros aquí en España, van a poder tener acceso al enorme fondo bibliográfico de gran calidad que tiene nuestra Organización y, a su vez, las personas ciegas de nuestro país van a poder acceder a libros en francés y en inglés, de esos países que se asomen al Tratado de Marrakech”.

    Para Andrés Ramos, la Biblioteca Digital de la ONCE es “la más importante en español del mundo para personas ciegas o con discapacidad visual grave y queremos que este servicio funcione de forma fluida”. Este servicio tendrá una posibilidad de descargas de 100 a 1000 posibilidad de descargas al mes a través de unas contraseñas que se validarán cada cinco años para evitar el mal uso y cumplir con el espíritu del Tratado de Marrakech y los derechos de autor. La ONCE lleva trabajando en este proceso durante un año y medio.

    Carlos Galindo durante la presentación

    Para Andalucía, este Tratado supone también una inyección de estímulo a la lectura, en palabras del delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, Cristóbal Martínez. “Un estímulo en una doble dirección –sostiene-, por una parte el beneficio que supone para nuestro colectivo acceder a semejante cantidad de obras literarias y de otra de ejemplo que damos a la sociedad en nuestro empeño por hacer de la cultura un verdadero instrumento de integración en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos. Es sin duda un momento importante para el mundo de los derechos y el de la Cultura porque va a multiplicar las posibilidades de lectura para todas las personas ciegas”, subraya Martínez.

    Solo en lo que va de año, desde enero a septiembre, el número total de descargas realizadas en el ámbito territorial de Andalucía ha sido 60.055 que representan, un 10% más respecto al año anterior.

    Gratuito y universal

    La web permite acceder a esas cerca de 60.000 obras en braille y sonido, el mayor fondo bibliográfico en formato digital en español adaptado y accesible para usuarios con graves problemas de visión.

    Como entidad española autorizada, en virtud del Tratado de Marrakech, la ONCE ofrecerá gratuitamente este material a usuarios y otras entidades autorizadas, cuyos países se hayan adherido al mismo y lo hayan incorporado a su legislación nacional, siempre para utilización sin ánimo de lucro y para el uso personal de esta población.

    Del total de títulos que componen la Biblioteca Digital de la ONCE (BDO) la inmensa mayoría son en castellano y van desde novela, poesía, teatro y otras ... a revistas, textos especializados en diferentes temáticas, partituras musicales y otras tipologías y temáticas muy variadas.

    Hambruna de libros

    La ONCE se convierte así en la primera entidad autorizada de la Unión Europea en poner en práctica este Tratado, que fue impulsado por la Unión Mundial de Ciegos (UMC)  -de la que la ONCE es miembro-  y que adoptó la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en junio de 2013, accediendo así a la necesidad real de facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso.

    Gracias a este Tratado, que posee una clara dimensión de igualdad, inclusión y derechos humanos, se crea un acceso legal en beneficio de las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso, que contribuirá a minorar la gran hambruna de libros que afecta a aproximadamente 285 millones de personas ciegas o con graves problemas visuales y que no pueden acceder de manera normalizada a las obras ya publicadas.

    Para todos ellos, desde la creación del braille hasta la adopción del Tratado de Marrakech han trascurrido dos siglos y ambos acontecimientos tienen en común su contribución a la mejora de su calidad de vida. El primero les permitió acceder a la lectura, y el segundo incrementará significativamente el número de obras y partituras musicales a los que pueden acceder, contribuyendo con ello a un mejor acceso a la cultura, a la educación, al empleo, y, por ende, a su verdadera inclusión en la sociedad globalizada del siglo XXI.