Otro 8 de marzo de reivindicación

  • Boletín: BOLETÍN 129 marzo 2019

    Temática: Afiliados De izquierda a derecha Leonor Basallote, Milagros Rodríguez, María Jesús Segovia y Gema Valderrama conversan sobre el Día de la Mujer | Foto: Pepo HerreraDe izquierda a derecha Leonor Basallote, Milagros Rodríguez, María Jesús Segovia y Gema Valderrama conversan sobre el Día de la Mujer | Foto: Pepo Herrera

    La ONU institucionalizó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer en 1975, un año que se dedicó por completo a la mujer. Esta festividad conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad de oportunidades muchas veces menores ante las del varón, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. Esta onomástica se celebró por primera vez el 19 de marzo de 1911 en Europa, aunque solo en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Hoy es un clamor popular en todo el mundo. Y como el resto del mundo, las mujeres de la ONCE también celebran el 8 de marzo como una jornada de reivindicación de sus derechos y libertades.

    La vicepresidenta segunda del Consejo Territorial de Andalucía, Ceuta y Melilla, Milagros Rodríguez, celebra que las mujeres estén tan bien formadas. “Creo que se está dejando un poco atrás el estereotipo que había de la mujer todo el día de ama de casa”, reflexiona. “Cada vez somos más las que queremos optar a un puesto de trabajo igual que los hombres, aunque todavía queda mucho camino que recorrer para conseguir ese objetivo”.

    Rodríguez reconoce que le ha costado mucho –“muchos años, mucho trabajo y esfuerzo”, matiza-  llegar a su actual posición laboral porque además de mujer tiene una discapacidad. Aunque también admite que el esfuerzo ha merecido la pena. Ahora, en su nuevo papel de vicepresidenta del Consejo, Milagros Rodríguez siente ilusión, alegría, tranquilidad y mucho orgullo. “Mi objetivo es poner mi granito de arena para que la ONCE siga creciendo y para tener una sociedad más igual”, subraya. Rodríguez pasará el Día de la Mujer “reivindicando, trabajando y luchando para que las mujeres tengan, en esta sociedad, el puesto que se merecen”.

    Valderrama, Segovia, Rodríguez y Basallote unen sus manos como un gesto de unidad y fuerza ante el próximo 8-M

    También la vicepresidenta tercera del Consejo, Leonor Basallote, opina que “cada vez se va viendo más la relevancia de la mujer y va teniendo más oportunidades”, pero también reconoce que todavía queda bastante camino que recorrer. El nuevo cargo le ha supuesto alguna renuncia. “A todas las personas les cuesta esfuerzo porque hay veces que la conciliación familiar no es muy compatible con el trabajo que se quiere desempeñar y se va dejando cositas atrás”, afirma. Ante su nueva responsabilidad se autoimpone respeto. “Da un poco de respeto porque al final, tienes que estar representando a un colectivo y, al ser mujer, siempre piensas que vas a ser un poco más observada”, admite. Su compromiso para los próximos cuatro años de mandato es “trabajo, trabajo y trabajo”. Leonor vivirá el 8 de marzo, “como muchas mujeres de este país, trabajando”. 

    “Debemos celebrarlo en la calle con alegría”

    Por su parte, la directora de la ONCE en Almería, María Jesús Segovia, cuenta que el suyo ha sido un camino “largo y difícil” porque, aparte de lo laboral, en lo personal ha tenido una vida “muy cargada de trabajo”. “Soy madre de cuatro hijos, todos varones, y dos de ellos tienen discapacidad. Uno es afiliado como yo, el más pequeño, y el otro tienen discapacidad intelectual”, señala. Durante los primeros años de su hijo se centró en sus cuidados y luego volvió a planearse hacer un Máster, seguir trabajando y estudiando a la vez.

    Ahora asume con ilusión la dirección de la ONCE de Almería, una responsabilidad que juzga emocionante. “Fue un momento para mí muy emocionante porque yo no me lo esperaba. No, porque no considere que no pueda hacerlo bien o que no esté preparada. No. Si no, porque también pienso que hay muchas personas con mucho mérito”, nos cuenta. En lo personal, Segovia espera que toda su familia acepte su nueva situación y la viva con alegría. Y en lo profesional, confía en que los afiliados almerienses salgan a la calle, que ninguno se quede encerrado en casa, y que los vendedores del cupón sean parte de la sociedad, centinelas de la ilusión y que la Organización esté completamente entroncada con Almería.

    La ONCE dedicará su sorteo del Cuponazo del 8 de marzo al Día Internacional de las Mujeres

    Segovia disfrutará del Día de las Mujeres con mucha alegría y muy contenta de ser mujer. “Si naciera de nuevo, querría volver a nacer mujer”, manifiesta. “Con el resto de compañeros en Almería, por supuesto que organizaremos algo porque esa alegría, que toda mujer debe tener y que debe llevar a gala, hay que celebrarla y hay que ponerla en la calle”, defiende.

    También la directora de la ONCE en Algeciras, Gema Valderrama, cree que la mujer tiene “mucho que decir” y que, “por fin”, se le “está escuchando”. “Así que creo que tenemos un papel bastante importante. Por lo menos ahora nos están dando un sitio que antes no teníamos”, declara. En su caso, Valderrama siente que la dirección de la ONCE ha apostado por ella por su potencial. “En la ONCE el tema de la igualdad de la mujer está muy valorado. Pero sí he notado en otro tipo de trabajo ese tipo de discriminación”, admite.

    “Vivimos en una sociedad machista”

    Davinia Navarro trabaja como vendedora de la ONCE en Granada desde 2007. Antes tuvo un negocio propio de telefonía móvil y después desempeñó labores de dependienta en una empresa similar a la suya. A su juicio, el trabajo “fundamental, sobre todo para las mujeres”. A ella le ha enriquecido como persona y le ha facilitado una independencia económica que le ha permitido “una vida plena”, dice.

    Es la segunda de tres hermanos, uno de ellos, el mayor, varón y todos ellos tienen una discapacidad visual grave provocada por una enfermedad de la retina que se llama Starcaht. “Mis padres siempre han intentado darnos la misma educación, pero es cierto que, por mucho que queramos, vivimos en una sociedad machista. Yo echo la vista atrás 20 años y sí encuentro diferencias entre mi hermano, mi hermana y yo”, analiza. “Quizás, mi hermano lo ha tenido todo más fácil”, reconoce. También cree que los hombres hallan menos obstáculos a la hora de conciliar. A este respecto, pone como modelo a su propio hermano que, además, también se dedica a la venta del cupón. “Él nunca ha tenido que conciliar vida familiar y laboral porque ha estado su mujer que es la que lo ha conciliado –describe-. O su mujer, en este caso, ha trabajado menos o no ha trabajado. Ella dice que cuando estaba casada su marido la ayudaba, pero que el rol de madre y trabajadora siempre lo ha llevado ella”.

    La vendedora granadina Davinia Navarro reconoce sin matices que todavía vivimos en una sociedad machista

    “El 8 de marzo tiene todo su valor y vigencia”

    En Cádiz, Eva María Chouza también es vendedora de la ONCE, desde 2004. Es diplomada en Educación Social y estudia el Grado en Educación Social y el de Psicología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Eva es la mayor de siete hermanos, cuatro chicos y dos chicas, y se dedicaba a repartir las tareas del hogar entre los pequeños. Por ello, no ha notado muchas diferencias en este sentido. “Los varones tuvieron que remangarse y mucho con estas cuestiones”, cuenta. Ahora, en el ámbito de la conciliación familiar, se siente una mujer” muy afortunada” porque su “pareja tiene muy claro y asimilado” su papel e incluso tiene más responsabilidades que ella, reconoce. “En ocasiones es difícil, pero yo lo vivo con cierta normalidad”, agrega.

    En cuanto al empleo, Eva ha desempeñado diferentes trabajos desde que, siendo muy pequeña, se introdujese en el mundo laboral como empleada del hogar y sí que ha detectado diferencias con respecto a los hombres a la hora de acceder al mercado laboral. “Me podía dedicar únicamente a servicios de limpieza domiciliaria, a impartir clases particulares, al cuidado de mayores –indica-. El acceso era más difícil y los puestos eran más precarios”, critica. Ella padece una degeneración de la vía prequiasmática bilateral. Por causas derivadas de su enfermedad, necesitó llevar un parche en su ojo derecho que, en principio, sería temporal. Esta circunstancia se convirtió en un problema añadido en los procesos de selección, donde le preguntaban sobre cuándo se quitaría el parche para contratarla.  Así que reconoce que a las dificultades de ser mujer le suma una discriminación por discapacidad.

    La vendedora gaditana Eva Chouza se declara una mujer "muy afortunada"

    “Hay que seguir luchando por tantas y tantas mujeres que todavía hoy sufren una discriminación por el hecho de ser mujer y tener una discapacidad –concluye la presidenta del Consejo Territorial de la ONCE, Isabel Viruet-. Es verdad que hemos avanzado mucho pero no es menos cierto que no podemos relajarnos en el empeño de conseguir esa plena igualdad en todos los órdenes de la vida entre las mujeres y los hombres. Por lo tanto, la vigencia del 8 de marzo tiene todo su valor y debemos seguir reivindicándola con fuerza”.